Da gusto pasear por Sevilla y encontrarse tiendas de productos gourmets, presentes en casi todos los barrios del centro y la periferia. No hace mucho describí la tienda Estraperlo, situada en la Alemada de Hércules como referencia, en un lugar recuperado para la ciudad. Los dos últimos establecimientos de productos de alta gastronomía que he visitado últimamente corresponden a los barrios de Nervión y centro histórico, bajo nombres más que sugerentes: “Buenísimo y de Aquí” y  “Dale un capricho”. Ambos locales son atrayentes y cuentan con los mejores productos.

Buenísimo y de Aquí, en la Avenida San Francisco Javier número 13, es un amplio local de perfecto cuadrado y vistosa fachada, con una gran diversidad de mercancías, que va desde lo envasado a lo fresco. Es un auténtico supermercado gourmet. De los mejores vinos andaluces, aceites, quesos o conservas, pasa a productos como huevos de corral, pan de la provincia, verduras, frutas y hortalizas de los alrededores y chacinas tan conocidas como los chicharrones especiales de Cádiz, que tanto gustan en Sevilla, y que se presentan en loncheado. Buenísimo y de Aquí es un lugar para disfrutar de lo mejor que tenemos, y en dónde su dueño, selecciona sus artículos favoritos. Merece la pena entrar y conocer este establecimiento.

Y en el número 16 de la céntrica calle Francos,  “Dale un Capricho”, lleva abierta pocos meses, en un local no demasiado amplio, pero coqueto y muy bien aprovechado, en un lugar de paso para miles de personas en todas las épocas del año, por su cercanía con la plaza de San Francisco, El Salvador o la calle Sierpes. La tienda cuenta con una selección de vinos, vinagres y aceites muy interesante, además de conservas de diferentes orígenes, dulces y mieles de alta selección. Y en sus estanterías se encuentran las algas gallegas en diferentes presentaciones, a falta de las algas de nuestras costas gaditanas, que estoy segura llegarán en breve. Es una tienda ideal para encontrar un regalo de buen gusto en calidad y presentación, y a precios muy razonables.

Estas tiendas que ahora crecen en Sevilla son auténticos lugares de culto para la vista y el paladar, y como denominador común, tienen al frente a personas enamoradas de sus productos y buenos conocedores del mercado gourmet, lo que facilita entablar una agradable conversación con ellos. En el caso de la capital hispalense, suelen contar con mercancías de toda Andalucía, en donde brilla la calidad y variedad de los productos. Junto a artículos envasados, cuentan siempre con otros más perecederos como el pan, que ofrece atractivo al cliente, que gusta tanto del lujo como de lo artesano.

Aconsejo una visita a ambos comercios. Hay de todo y a buenos precios. Y no hay nada mejor que regalar gastronomía.

Nota: gracias a “Dale un Capricho” por facilitarme las fotos del interior de la tienda.