Con un tradicional potaje de lentejas, un tomate frito casero y un asado de pimientos, comenzó el pasado 16 de octubre la segunda edición del proyecto Cocinando Tu Futuro, coordinado a través del voluntariado de la Fundación Cajasol, y desarrollado en colaboración con el Centro Social de María Inmaculada en Sevilla. En esta ocasión, es ya el tercer grupo de alumnos (el año pasado hubo un joven) que recibe clases teóricas y prácticas de cocina, a lo largo de veintidós horas.

El proyecto CTF tiene por objeto formar a las jóvenes que aspiren a trabajar en el servicio doméstico, – la mayoría de origen extranjero- así como a aquéllas que ya trabajan en él pero no conocen la cocina casera española. Para ellas se organizan estas clases que incluyen las comidas más básicas de nuestra cocina tradicional. Es decir, estamos hablando de un proyecto de inserción laboral o bien de economía social.

Junto a la formación práctica, el proyecto forma a las alumnas en los fundamentos de la cocina sana para toda la familia, así como sobre la naturaleza de los productos utilizados, todo ello dentro de una planificación de menús caseros.

Este año Cocinando Tu Futuro ha visto ampliado su equipo con la incorporación de cuatro voluntarias más, lo que permitirá impartir clases de modo paralelo a un segundo grupo, ampliando así el alumnado total.

Este proyecto de cocina es, además, un agradable lugar de encuentro multicultural y de convivencia, y una oportunidad para que voluntarias y alumnas reforcemos nuestra autoestima y nuestra empatía. Aquí aprendemos todas.

Seguiremos informando de la marcha del curso.

En la foto, durante la preparación de un pisto de verduras.