Asistir a la presentación del Vino Joven de Sevilla, Colonias de Galeón MC, nos permitió conocer un bar de tapas que lleva funcionando en Sevilla un año aproximadamente, en la zona de la antigua estación de ferrocarril de San Bernardo, En Avenida de Cádiz, 9, de ahí su nombre. Cádiz Nueve nos gustó y por eso decidimos volver.

Su moderna decoración, distribución interior y diseño funcional, con mesas altas y grandes para reuniones de amigos, predisponen al buen tapeo, junto a su amplia terraza, en una zona abierta y alegre de Sevilla, donde se trazan nuevas vía con bloques recién entregados y se abren nuevos y modernos negocios de hostelería.

La carta de Cádiz Nueve es notable, y fuera de la misma ofrecen tres o cuatro platos especiales, sobre todo los domingos, en los que suelen hacer cuscús, por ser marroquí el cocinero, (de nombre Hicham Il Idrissi). El establecimiento es muy frecuentado por familias que buscan disfrutar del aperitivo sobre todo al mediodía.

Una tapa generosa de níscalos a la plancha con yema de huevo, así como un risotto de setas con parmesano (exquisito), homenajeaban la temporada micológica con soltura, junto con las croquetas de setas y nueces. Llamaron nuestra atención unas mínimas albóndigas de cordero a la menta y pasas, maceradas al Pedro Jiménez. Una mini hamburguesa de ternera y cebolla poché y ensalada, hizo las delicias de mi hijo, que decidió no darnos a probar siquiera. Pero creo que lo más espectacular fue la morcilla de arroz con piquillos confitados y crema de payoyo.

En resumen, un buen lugar para el tapeo diurno o nocturno, con una carta de vinos jóvenes más que aceptable, servidas por copas, con una cocina de cierta altura en técnica y presentación.

Merece la pena archivar y visitar este local sevillano con nombre tan familiar.