De un tiempo a esta parte me preparo mis propias ensaladas individuales, sobre todo cuando para los demás hay platos tan calóricos como ensaladilla rusa por ejemplo, y miro un poco por hacer dieta. En este caso, temía el sabor del rabanito, que suele picar bastante. Pero con el aceite aromatizado de Basilippo (premiado en Los Angeles, por cierto), la ensalada estaba exquisita y de lo más suave. En más de una ocasión hemos aliñado con este aceite, que va muy bien para frutas, sobre todo granadas.

Ingredientes: un manojo de rabanitos, una zanahoria, un kiwi, una pera madura de conferencia, algo de perejil, sal, vinagre balsámico y aceite aromatizado de naranja (Basilippo).

Los rabanitos se pelan y se trocean pequeños. Se pela la zanahoria, el kiwi, la pera y se pican. También se pica el perejil. Se mezcla todo y añadimos sal gorda, una cucharada de vinagre balsámico y varias cucharadas de aceite aromatizado de naranja.

Una ensalada riquísima, que con el aceite consigue suavizar la acidez del rabanito, rico en vitamina C. Ensalada antioxidante y depurativa por ser todos los ingredientes crudos. Los rabanitos, además, son digestivos y antibacterianos. Y estaba riquísima.