El pasado martes dia 6, el Centro Cultural de Montequinto, (Dos Hermanas- Sevilla), acogió una interesante charla del nutricionista, honesto bloguero y amigo mío, Pablo Neira, bajo el título “Alimentación saludable: ¿cómo conseguirla?”. Aquí va nuestro resumen de la conferencia, orientada a fomentar hábitos saludables de alimentación, desmitificando algunas dietas:

En 1950, los ultramarinos españoles ofrecían productos naturales, apenas elaborados, pues éramos país agrícola, basando la alimentación en frutas, verduras, legumbres, cereales y huevos, según modelo mediterráneo. Esto ha cambiado. Si antes dedicábamos el 70% del presupuesto familiar a la alimentación, hoy solo empleamos el 30% en comer y en productos cada vez más elaborados, dedicando el resto a otros conceptos.

Por nuestros hábitos actuales de alimentación, consumiendo menos pan, más bollería, más lácteos y exceso de sal, se estima que solo el 6% de la población lleva una dieta saludable, alejándose el resto de la dieta mediterránea.

Desde 1964 está aumentando el consumo de proteínas y grasas, bajando los hidratos de carbono y disparándose el consumo de refrescos. Y, además, la crisis ha hecho cambiar algunas costumbres alimenticias, pero con peores prácticas, pues hay falta de información. Comemos más y comemos mal, y nos movemos poco. Pablo Neira apuntó cinco ideas, actuando sobre la ingesta, el sedentarismo, la sociabilidad, el estrés y el sueño bajo, promoviendo así la evolución hacia otro estilo de vida, a la vista de la obesidad, diabetes, hipertensión, enfermedades cardio-vasculares, y algunos cánceres.

El 50% der la población española tiene sobrepeso y obesidad, (39%y el 15% respectivamente), con un gasto sanitario anual de unos 2.500 millones de euros.

Es obvio que la comida rápida contiene grasas y calorías, pero el picoteo también lleva al sobrepeso, por aburrimiento, estrés, nervios, etc., así como el sedentarismo. Sería necesario bajar 200 calorías/dia para combatir el sobrepeso y el colesterol alto, atacando el tabaquismo y la mala forma física. Cuatro horas de ejercicio infantil consumen 900 calorías, y un donut tiene 250. Facebook engorda….

Está probado que comer en familia reduce el sobrepeso, al igual que dormir más de 7 horas. Otro problema son las irregularidades en las comidas y los malos desayunos. La alimentación saludable es algo para siempre, en vista del aumento de la esperanza de vida. Nos cuesta reconocer que nuestra dieta es monótona, pero el peso no es el objetivo, sino el porcentaje de grasa. La FAO habla de 2.760 calorías diarias necesarias. En USA consumen 3.600 calorías. En Haití solo 1870, pero en países muy pobres, apenas 1.500. Aquí tiramos comida.

Hay que comer poco y mejor. El cuerpo necesita nutrientes, no alimentos. La comida afecta a corto y a largo plazo, a favor o en contra de nuestra salud. Energía ingerida=energía gastada.

He aquí las principales recomendaciones para una alimentación saludable:

1)   Bajar refrescos azucarados (roban nutrientes)

2)   Bajar consumo de bollería, (grasa saturada y riesgo de ECV por el perímetro abdominal, objetivo de los cardiólogos).

3)   Disminuir lácteos (por grasa saturada).

4)   Hacer 5 tomas diarias, mejor para la digestión.

5)   Aumentar el consumo de frutas y verduras, son reguladores, con vitaminas, minerales.

6)   Aumentar el consumo de fibra, cereales integrales, pastas, arroz integral y frutos secos (el pan de hoy no es integral).

7)   Aumentar consumo de frutos secos y legumbres, por su mayor valor energético y más grasa saludable…

8)   Comer menos carnes y derivados, por las grasas saturadas, proteína y colesterol; y pescado 3 veces en semana como mínimo (sobre todo azul, caballa, salmón, sardina).

9)   Beber agua, mínimo 1,5 litros/dia; el 75% en líquido y el 25% en alimentos.

En resumen, se aconseja semanalmente: las legumbres dos veces, la carne solo una; huevos, pescado y aves, dos veces; de frutos secos 3-4 raciones y 2-3 lácteos al dia. El pan y la pasta deben ser frecuentes. Frutas y verduras de temporada son imprescindibles junto al ejercicio físico, que regula el metabolismo sobre todo en lo emocional.

Y en cuanto a las técnicas culinarias más sanas, son los guisos, horno y plancha. Por ello se hace necesario el asesoramiento a las amas/os de casa. Y para el paciente, un asesoramiento, diagnóstico y tratamiento para la modificación dietética y educación nutricional. La actividad física es obligatoria para la pérdida de grasa.

Hay que aprender a alimentarse. La familia es la primera responsable. La obesidad amenaza a la población infantil, que luego será adulta, con graves riesgos para la salud.

Sin tabaco, sin alcohol, cuidando la salud sexual, con menor estrés, más descanso, ejercicio a diario, cuidando el exceso de grasas, azúcares y sal, y con una dieta de huevos, pescados, carnes magras, agua, leche, fruta, verdura, carne y legumbres, y desayunos con lácteos y frutas, nuestra salud ganará.

Nutrineira@nutrineira.com