Mi condición de licenciada en funciones de tortillología me hace estar siempre alerta ante nuevas propuestas. Escucho las palabras mágicas tortilla de y automáticamente se me abren los ojos y me dispongo a leer,  observar y escudriñar en busca de recetas que aporten luz y sabores nuevos a este maravilloso y popular mundo de la tortillología. En esta ocasión fue Directo al Paladar quien recomendaba una tortilla individual de patatas y salmón ahumado. Una joya –pensé- , y por ello compramos los avíos y nos pusimos manos a la obra. Solo añadimos como novedad las especias de algas, que le van muy bien. Esta tortilla sirve tanto para almorzar (en formato individual) como para cenar (a compartir por 2-3), y está igual de rica en frío que en caliente. Y a pesar de su glamour, admite el bocadillo.

Ingredientes:

2 huevos batidos, 1 patata grande o dos medianas (¡ojo a la calidad!), 50 gr de salmón ahumado (los envases suelen ser de 100 g mínimo), sal, aceite de oliva virgen extra y especias de algas (Suralgae).

Esta tortilla es muy fácil, se hace en dos pasos,  directamente con el salmón ahumado dentro de la tortilla, en el momento de cuajarla.

Lo primero, pelar y picar las patatas en taquitos y freirlas en aceite abundante, sin que se doren. A continuación se baten los huevos y se mezclan con las patatas, estrujándolas con un tenedor y añadiéndole una cucharadita de especias de algas. En una sartén pequeña-mediana con aceite caliente, se pone la mitad de esta mezcla y se cubre con las lonchas de salmón ahumado, y enseguida, se tapa con la otra mitad de mezcla de patatas y huevo.

Ahora lo más importante es la vuelta a la tortilla, con un plato o un vuelvetortilla. Un minuto después, se apaga el fuego y se deja cuajar la tortilla con el mismo calor, procurando que esté jugosa.

Es una tortilla original y muy rica. Enhorabuena a los de Directo al Paladar, que hacen tan buena labor en la comunicación de nuestra gastronomía.