Cuando en diciembre de 2009 asistimos a la presentación del libro “Cádiz, una provincia para comérsela”, de María Luisa Ucero, no habíamos apreciado aún el valor de esta obra para la gastronomía gaditana. Tres años de mucho leer, observar, consultar y comparar con lo que va saliendo al mercado sobre cocina tradicional, nos hacen valorar la obra de Ucero como un estudio completo no solo de recetas de cocina, sino de la historia y la vida cotidiana de los pueblos de la provincia de Cádiz. Ayer jueves, en el Hotel Playa Victoria de Cádiz, dentro del ciclo “Experiencias Gastronómicas”, los lectores de “Cádiz, una provincia para comérsela” pudimos compartir el gusto por la cocina tradicional de la costa, La Janda, y la sierra de Cádiz. Ucero fue presentada por su editora, Ana María Mayi, y me consta que el público acabó con las sillas disponibles del hotel, tal fue el éxito de convocatoria.

“Una provincia para comérsela” es un proyecto real de recopilación de recetas, platos, tradiciones culinarias, elaboraciones artesanas, tesoros heredados, productos autóctonos puestos en valor, bellos paisajes, crónicas climatológicas, historia y economía, en suma, una radiografía culinaria grabada a golpe de imágenes y de manos en peroles, sofritos y harinas; en resumen, modos y maneras de cocinar pero recogidos en directo en las propias cocinas de las buenas gentes del lugar.Pues todo eso lo ha llevado a cabo la autora del libro, Maria Luisa Ucero, gerente de Asodemer (Asociación de comerciantes del Mercado de Abastos de Cádiz), y también coordinadora de las tertulias gastronómicas en el Ateneo de Cádiz.

El libro contiene una descripción histórica y geográfica de cada localidad, 44 pueblos que conforman la provincia de Cádiz, en 50 recetas distintas. Pero son los propios platos los que mejor transmiten la información. Porque la crónica de Ucero recorre también los vinos de Jerez, las hortalizas silvestres, los quesos artesanales, los productos de almadraba, el mejor aceite de oliva virgen y el clásico cuchareo. Es un libro que Cádiz necesitaba, teniendo como tiene una cocina de gran personalidad y diversidad, acorde con su rica biodiversidad.

Platos clásicos e inolvidables como la ropa vieja, refrita o con tomate, la berza, las papas en alcauciles, los garbanzos con conejo (que no lo llevan en realidad), platos que consiguen los sabores a base de diferentes condimentos, gachas cocidas, gazpacho del campo, abajao, sopas hervidas, sopas de espárragos, gañotes, etc.….son recetas tradicionales que siempre deberían ofrecerse en sus localidades de origen al visitante, junto a los platos innovadores surgidos en la moderna hostelería. El libro de Maria Luisa Ucero los ha inmortalizado.

Localidades como Benaocaz, Grazalema, Jimena, Medina, etc., pero también Arcos, Algodonales, Sanlúcar de Barrameda, Cádiz, etc., han aportado en este libro la más valiosa información gastronómica, forjada en sus cocinas durante muchísimos años.

Patrimonio gastronómico hoy más presente y vivo que nunca, gracias al libro “Cádiz, una provincia para comérsela”, a modo de enciclopedia. Nadie había hecho algo parecido en la provincia gaditana. Cada receta, cada observación, cada producto, cada ingrediente, es un tesoro a conservar, a respetar y a valorar, como lo ha hecho su autora.

Más información en este blog:

http://www.comeencasa.net/2010/08/23/maria-luisa-ucero-del-mercado-a-la-cocina-gaditana/

http://www.comeencasa.net/2010/08/22/maria-luisa-ucero-off-the-record/

http://www.comeencasa.net/2010/02/09/un-libro-%e2%80%9ccadiz-una-provincia-para-comersela%e2%80%9d/