Es muy normal que sobre pisto de verduras y que lo reservemos para otro almuerzo o cena. Pero en esta ocasión quedó muy poco para los siete que comíamos aquel dia. Así que decidimos hacer una fideuá con el pisto sobrante, que salió riquísima, suave y de lo más digestiva.

Ingredientes para 7 personas: pisto de verduras (como tres platos pequeños aproximadamente), caldo de pollo casero (con caparazones de pollo de corral y algunos cuartos, una zanahoria, un apio, una patata y una cebolleta), 200 g de fideos perla (marca Gallo) y sal.

Lo primero, calentar el caldo de pollo. A continuación, en una cazuela (de barro mejor) ir calentando el pisto lentamente. Mientras tanto, cocer los fideos perla en el caldo preparado, según las indicaciones del fabricante y reservar con el caldo.

Añadir al pisto de la cazuela los fideos y parte del caldo. Dejar cocer, corrigiendo la sal, y viendo el nivel de caldo necesario. Con unos cinco minutos de cocción todo junto será suficiente. Servir inmediatamente.

Es una fideúa de lo más agradable y digestiva, porque además decidimos no poner nata líquida. De segundo plato pusimos unos huevos rellenos.

Lo recomiendo. Es de las grandes ideas de mi cuñada.