Mi amiga Maribel, autora del blog Noticiero Culinario, ha tenido el detalle de enviarme esta imagen de una talega de pan de su casa. Por si alguien no lo sabe, esto de guardar los bollos y barras en tela es una de mis prioridades, y por eso me inventé el Club de la Talega, que pretende fomentar la mejor conservación del pan, y erradicar esas feas bolsas de plástico tan difíciles de reciclar a veces, y que inundan nuestra cocina y nuestra casa. Con este envío, aprovecho para volver sobre uno de los temas que más me gustan en el blog, y que tenía un poco olvidado. Noticiero Culinario es un proyecto que tiene mucho que contar. De momento su responsable utiliza una talega con historia, dando buen ejemplo de cariño y respeto por el medio ambiente desde la cocina. Muchas gracias, Maribel.

En una reciente visita de mis amigos de Tubal al restaurante Aponiente –con estrella Michelín-, en El Puerto de Santa María, les llamó la atención que ofrecieran un riquísimo pan con camarones dentro de una taleguita de cuadros, para conservar la temperatura idónea. Se trata de un detalle modesto y sencillo dentro de una cocina y una presentación de vanguardia. Todo sea por cuidar y mimar un pan que cada dia está más considerado en la gastronomía. De ahí que se elabore con diferentes productos (frutas, cereales, especias….). La talega de tela es un buen aliado para el pan en cualquier ambiente. Gracias a Tubal por el envío. El mundo de la talega es de lo más interesante, esté donde esté, es un tributo al pan como nuestro primer alimento.

Tengo muchas talegas de pan guardadas en casa, pues heredé de mi madre, de mi suegra, de regalos de mis amigos y de alguna que compré en rebajas de hogar, que son mi debilidad. Pero hace poco pasé por una mercería –negocio cada vez más difícil de encontrar- y vi en el escaparate dos modelos de talega de cuadros de vichy. Una de ellas llevaba un trozo de tira bordada para permitir marcar en ella el nombre del dueño/a. Me llevé la más elemental y barata (no llegó a 4 euros). Era el tamaño ideal para la merienda de un niño de primaria, un niño que debería educarse en valorar el pan, y no esa horrible bollería industrial. Por eso me encantó, pues de mi colección de talegas, faltaba una escolar y actualizada. Aún conservo la de la merienda de mi hijo. Esta talega tiene sentido de futuro.

Desde aquí te pido que saques y uses esa taleguita de tela de vichy o de lienzo tan mona que tienes guardada de tu madre o de tu abuela, y vayas con ella a comprar el pan de cada dia; solo tienes que doblarla. El  medio ambiente te lo agradecerá y el pan también, pues llegará mucho mejor al dia siguiente.

Únete al Club de la Talega de Comeencasa.