Hace año y medio nos habló de su historia, su pasado, su esencia y su razón de ser como gran personaje en la ciudad de Cádiz. Hoy repite visita porque tiene cosas que contar, porque quiere tener un presente vivo y no un olvido silencioso. Sabe que está en la cresta de la información local, que puede volver a ser el motor de la economía de esta ciudad y de los presupuestos familiares. Entusiasmado como un adolescente, está dispuesto a suavizar las estrecheces en los bolsillos de esta crisis en el ciudadano, pero también a atraer a otros compradores hacia sus puestos. Quiere ser el mercado de todos los que viven o pasan por Cádiz. Hemos ido a verlo con libreta, cámara en mano y con el carrito, claro.

¿No cree que chupa demasiada cámara?

Es que en la primera entrevista tuve que resumir mis casi 175 años de vida, cosa bastante difícil, pero ahora, en este año especial 2012, estoy luchando por ofrecer futuro, modernidad, variedad, y por eso ahora mi discurso es el futuro próximo. Lo pasado, pasado está.

Explíquese…..

Pues verá, es que tengo aspiraciones, imaginación, y una vocación de servicio más allá de la oferta a corto plazo. He comprendido que mi recinto da para mucho, su amplitud sugiere nuevas actividades…. Vamos que quiero diversificarme, acoger nuevos negocios, con gente que tenga otras ideas, otras conversaciones para intercambiar. Es necesario mezclar a todo tipo de público, eso es lo que me enriquece, porque de todos puedo aprender….

Le veo muy lanzado….

No crea, no estoy hablando de futuro, sino de presente….quiero convertirme en un escaparate de todo lo bueno que tiene esta ciudad y esta provincia….en la anterior entrevista expresé los conceptos evidentes de mi estilo: cercanía, servicio, calidad, buen precio, competitividad…. Pero ahora quiero ir más lejos, quiero recibir nueva clientela, quiero que vengan a mí gente que apenas me conoce, y creo que ese intercambio me va enriquecer….quiero ser el mercado de todos, porque todos pueden encontrar algo de interés en mí.

Pero tendrá vd. las ideas muy claras….de lo contrario, se lo comerán por sopa.

Hombre, lo primero es darme vida, que la necesito; hay quien me ve como algo  aburrido, anticuado…. pero yo tengo personalidad, me siento seguro de mí mismo, los años vividos me avalan y mi vocación me refuerza…..necesito que diversifiquen mi oferta, que amplíen horarios si hace falta, que animen mi actividad diaria, que surja la competitividad con nuevos productos y marcas y que se mejore mi imagen, que sea más atractiva, aunque pueda continuar mi papel de estraza de toda la vida….

Por ahí dicen que está vd. un poco obsoleto, incluso que sus empleados no están a la altura…..

Eso no me preocupa. Yo siempre he sido muy crítico conmigo mismo a través del tiempo. Tengo muy a gala escuchar a los clientes, ellos son mis auténticos jefes, pues me transmiten sus inquietudes. Los políticos también deberían hacer algo parecido y entonces todo iría mejor.

Perfecto. Pero va a necesitar muchos apoyos…

Claro, habrá que facilitar las nuevas incorporaciones, permitir reformas en los puestos, gestionar con rapidez las licencias, promover la mutua colaboración entre detallistas, reciclar comportamientos e imagen y gestionar un buen marketing interno y externo. Y para ello necesito la colaboración de las autoridades municipales -mis dueños al fin y al cabo- , de los comerciantes, y, sobre todo del público, que es quien anima mi casa. Para empezar, necesito tener a los medios de comunicación de mi parte.

Y con la que está cayendo… ¿cómo está tan seguro?

Porque creo en las ideas, en los cambios, en el adaptarse a los tiempos. Y Cádiz es una ciudad que, si quiere, es capaz de cualquier cosa, y además con muchísima finura (eso del glamour ya está muy repetido). Somos distintos a los demás para lo bueno y para lo malo.

¿Qué piensa Vd. de noche cuando se queda solo?

De dia no tengo mucho tiempo, pero de noche, pienso, pienso mucho, y sueño…y me gustaría tener actividad cultural en esas horas eternas. Aún recuerdo aquella vez en la que acogí un concierto de jazz a la luz de la luna….¡jo! me sentí joven, culto, cosmopolita, bohemio, moderno, y entonces me di cuenta de que no quería ser un mercado cateto, limitado, olvidado,….quiero que dentro de mí se hablen idiomas, que todos los comerciantes tengan tarjeta como medio de pago, que funcionen las máquinas de envasado al vacío, que se ofrezcan los productos preparados, cortados, distribuidos, que no se disfrace la calidad y origen de la mercancía, (¡@&=!!!!!!), y que se hable con respeto al cliente, que es el que manda.

El consistorio se gastó una pasta en mí y –salvo varios problemas técnicos, que los tengo- en aspecto me dejaron espléndido. Pero ahora me falta contenido para amortizar la inversión. No quiero que me ocurra como los aeropuertos sin aviones…en suma, soy un mercado de primera, como el estadio Carranza, y como él necesito un equipo de primera para utilizar a tope mis muchas posibilidades. ¡Ah!,  gracias por concederme esta entrevista. Si no hablo, reviento.

PD: quiero una fiesta de Tosantos 2012 a la altura de mi categoría.

Entrevista anterior al mercado central de abastos de Cádiz