Lo tomamos la semana pasada. Se trataba de aprovechar una pechuga de pavo que tenía congelada, con muy buena pinta por cierto, y los espárragos trigueros cocidos que tenía en conserva, procedentes de Huétor-Tajar, que tantas alegrías nos han dado en la cocina. Así que me puse manos a la obra. El plato nos gustó. Tal vez esperábamos algo más, pero puedo decir que el sabor era más que rico.

Ingredientes: 600 g de pechugas de pavo, ¼ kg de espárragos trigueros (cocidos o al natural), salsa de soja, 1 cucharada de miel, comino molido, aceite de oliva virgen extra, 2-3 ajitos, sal y pimienta negra molida.   Y un vasito de manzanilla (opcional).

Hacemos una mezcla con aceite, soja, la cucharada de miel y el comino y lo añadimos al pavo troceado, dejándolo 15 minutos marinado. Cortamos en trocitos los espárragos, que en este caso ya estaban cocidos. En un perol, con poco aceite, dos o tres ajitos picados y fuego suave, salteamos el pavo durante un par de minutos, añadiendo luego los espárragos y dejándolo de 2-4 minutos. Sazonar el pavo. Yo al final le añadí el vasito de manzanilla. Lo dejé concer como una media hora.

Una receta más de las hechas en casa.