En las llamadas Fiestas Típicas de 1962 (los carnavales se llamaban así por decisión gubernamental), salió a la calle, patrocinado por Manuel Fedriani –empresario gerente de La Cueva del Pájaro Azul, un coro que se llamó “El Pájaro Azul y sus matuteros”. Iban vestidos con el inconfundible traje de bandolero de “La Cueva”, que fue dirigido por el famoso Joaquín Garaboa, “El Quini”(en la imagen de la derecha). En el concurso del Gran Teatro Falla, obtuvo el primer premio. El autor de la agrupación fue Manuel Bravo y entre sus componentes se encontraban, el propio Quini, Manuel Merello “Rubio del Aceite”, Antonio Rivera, antifaz de oro y los hermanos Cía Arteaga, todos grandes coristas y muy conocidos en este mundillo.

Con motivo de la visita del célebre cantaor “Canalejas de Puerto Real”, a “La Cueva” allá por el año 1966, entre otros temas que se trataron durante la comida, acordaron grabar un disco pequeño que cantaría el propio Canalejas y al que también pondría la letra. Nada sabemos de las condiciones que se pactaron en aquella comida para la grabación del disco.

Mi primo Manuel Fedriani del Moral, hijo del empresario Manuel Fedriani Consejero, propietario del establecimiento, cuenta que estuvo en aquel almuerzo y que degustó el plato típico de La Cueva, servido en una gran cazuela de barro rojo. Tenía los mismos ingredientes de los famosos huevos a la flamencaa: patatas fritas a taquitos, chícharos, – los guisantes se llaman así en Cádiz-, rodajas de chorizo y lonchas de jamón serrano, espárragos blancos, tomate frito, pimientos morrones y como es natural, dos huevos en todo lo alto, todo ello acompañado de pan para “mojá”. Pero este exquisito plato tenía debajo un secreto: un gran filete de carne, que era la diferencia con aquéllos. Según mi primo, aquel megaplato se llamaba  “Huevos a la Cueva” o algo parecido.

El disco se grabó -lógicamente de vinilo y de 45 r. p. m. – y salió al mercado, teniendo una muy buena acogida entre los aficionados al cante “jondo”. No puedo ahora precisar en que “palo” está grabado, aunque creo que fue por “soleares” y lo tengo en mi poder. Todas las letras, impresas al dorso de la carátula del disco, estaban relacionadas con “La Cueva del Pájaro Azul”, con su dueño, con Cádiz y su mar y como ejemplo, ahí van un par de ellas.

 “Cádiz, Tacita de Plata,

llena de gracia y virtud,

por si algo te faltaba

tienes tu Pájaro Azul.

Quién pudiera adivinar

lo que sucedió en la Cueva,

con todo aquel personal

Virgen Santa de la Estrella.

 

En Puerta Tierra señores

yo he nacido y no lo niego

cerquita de las murallas

de allí son los matuteros

de Cádiz a Puerto Real

de Cádiz a Puerto Real

me vengo por la Bahía

cantando por soleá.

 

Qué vida más arrastrada

la del contrabandero,

no dándole importancia

al mismo carabinero.

Barcos abordados en la costa

hombres perdidos en el mar

por las olas borrascosas

movidas del temporal.

A la playa no voy más

no vaya un contrabandista

a querernos complicar

no vaya un contrabandista

a querernos complicar

a mi no me mires tú

yo no fue contrabandista

como fue el Pájaro Azul”.

 

Más información:

http://www.diariodecadiz.es/article/efemerides/1203883/homenaje/coro/pajaro/azul.html

http://corosdecarnaval.mforos.com/1765768/8514298-fotos-de-coros/?pag=5

Carátula del disco, en el centro “El Cordobés”

Fuente: datos facilitados por mi primo Manuel Fedriani del Moral.