Me gusta tanto la sandía en verano que estaba deseando encontrar algún modo de tomarla, y qué mejor que en gazpacho, mezclado con otros sabores. No estoy muy segura de dónde me inspiré en esta receta, pero lo cierto es que le he cambiado bastantes cosas. Hoy la hemos tomado de entrante, muy fría. Lo único es que sale muy líquida, a pesar de que lleva sandía y tomates al 50%. Y de todos modos, creo que habría que añadirle alguna especia más. Dejo a vuestra consideración completar esta receta, como por ejemplo, ponerle aceite, que no lleva.

Ingredientes: 1 kg de tomates maduros, 1 cuña de sandía de buen sabor, 1 pepino, 1 cebolleta, 1 pimiento rojo, 1 cucharada de vinagre de Módena y sal. El aceite lo dejo para el final, como algo opcional.

Lavar y trocear los tomates, trocear y despepitar la sandía, pelar y trocear el pepino y poner todo en la batidora. Pelar también y trocear la cebolleta fresca, junto al pimiento rojo; batir todo lo más fino posible, añadiéndole el vinagre y la sal. Pasar todo por el chino, aunque costará un poco de trabajo, tal vez haya que repetir la operación para conseguir la mejor textura. Eso tuvimos que hacer nosotros. El color resultante es más fresa que cuando solo lleva tomates.

Ya me diréis.