Un buen atún (hablo del atún rojo, claro) siempre sale bien con poca cosa que se le haga. Y en esta ocasión, con una elaboración de lo más sencillo, salió un guiso de atún riquísimo. La artista fue mi cuñada María José, que aprovechó el formato de filetes muy gruesos de atún. Ahí va la receta que nos encantó.

Ingredientes: 1 kg de atún rojo en filetes gruesos, 4-6 ajitos, poquita pimienta blanca, pimentón dulce, una hoja de laurel, azafrán, 1 vaso de vino blanco, sal y aceite de oliva virgen extra.

Se pelan los ajos y se pican, para incrustarlos en los filetes de atún. Se pone a calentar el aceite en una cazuela, colocando el atún con los ajitos y sal; al rato añadimos el resto de los ajos picados, la pimienta blanca, el pimentón y el vino, laurel y el azafrán. En total son unos 20 minutos todo a fuego muy suave.

Este plato puede tomarse frio o caliente. Yo lo tomé frío y me encantó. Y además, es que no tuve que cocinar.