Los miércoles y los domingos en casa cenamos tortilla, porque entre otras cosas compensa la comida del almuerzo. Pero con este post de miércoles quería contar tres apuntes sueltos relacionados con la tortillología, si la autoridad tortillológica me lo permite. Licenciados ya, nos dedicamos a recorrer el mundo gaditano en busca de nuevas sensaciones, descubrimientos e impresiones tortillológicas, si bien no descartamos algún proyecto en el extranjero. Aquí van los apuntes:

En La Zurrapa la tortilla está cada dia más rica. El viernes pasado, a las once de la noche, cerca de la hora de cierre, aún les quedaba un buen trozo de su tortilla clásica, que nos sirvieron con gran amabilidad (también tienen la tortilla mixta). Miguel –su dueño- nos comenta que sigue cuidando el aceite tanto en la fritura de patatas como en el cuajado de la tortilla, que solo pone el de oliva virgen extra. Estas cosas hay que agradecerlas, me refiero al aceite y al servicio a las once de la noche.

Paco Medina, hostelero y gerente del aula de tortillología número 6, el Bar Mi Pueblo en Olvera (Cádiz), no es solo un maestro tortillólogo de su demarcación, (y todo un personaje) sino que también es alumno de la licenciatura. Está claro que quiere conocer otras tendencias de sus colegas de la enseñanza, y se lo ha tomado muy en serio. Buena iniciativa ésta de estar siempre dispuesto a aprender.

Y por último recordar las técnicas universales para la tortilla de patatas con otros ingredientes añadidos además de patatas: se trata por un lado de freir las patatas como siempre se ha hecho; y por otro de poner a punto el otro condimento (chacina, verduras, setas, pescado, etc….), en los que suele ir muy bien un buen vino (manzanilla, oloroso o incluso pedro jiménez). Teniendo muy claro que estas tortillas están hechas de dos partes muy diferenciadas, seguro que sale bien. En este enlace van noticias y algunas tortillas hechas por nosotros en casa y que salieron muy ricas.