Ensalada de arroz improvisada

Otro plato que te resuelve. Fresquito, con pocos ingredientes pero todos ricos, se trata solo de tomarlo frío como primero. Y, al igual que con el plato anterior, había que aprovechar lo que quedaba. El arroz, cocido en el agua de deshidratar algas, me hacía dudar de si lavarlo luego bajo el grifo para quitarle el almidón. Por eso, le añadí solo un poco de agua, intentando conservar el sabor.

Esta ensalada me salió para tres platos: una tacita de arroz bomba, agua de algas, un tomate de ensalada, un pimiento verde (variedad cuerno de cabra), una cebolleta, especias de algas, sal, vinagre de Jerez y aceite de oliva virgen extra. Un huevo duro también admite.

Cocer el arroz en el caldo casero y reservar. Picar todos los ingredientes y aliñar al gusto con sal, vinagre y aceite.

El arroz aliñado y fresquito nos encantó. Desde luego el arroz ya llevaba un buen gusto con la cocción.