Ensalada de pasta, salmorejo o ensalada de fruta fresca troceada de primeros; y de segundos para elegir guiso del Arsenio, brocheta de solomillo de cerdo Teriyaqui y lomos de salmón a la plancha con verduras wok. Se incluye la bebida y postres del dia. El café, que no se incluye, cuesta un euro. He aquí un menú del dia del bar-restaurante Arsenio Manila, situado en el Paseo Marítimo número 12, de Cádiz, y cuyos platos están sujetos a cambios. El precio: 9,90 euros.

Situado en lo más céntrico de la movida playera gaditana, ha recibido en internet comentarios muy positivos de clientes de dentro y fuera de Cádiz, tanto por la calidad de su cocina como por la atención y servicio que dispensan. Nosotros hemos comido alguna que otra vez con gran satisfacción por su menú de degustación y su excelente carta de vinos. Pero hace unos días decidimos probar el menú del dia, servido de lunes a viernes y que suele cambiar de platos.

De primero elegimos salmorejo (excelente presentación y elaboración) y ensalada de frutas frescas respectivamente. Este último plato llevaba unas ramitas de menta que le daban un punto irresistible, además de alguna salsa suave para matizar; y desde luego, la fruta, fresquísima y apetitosa. Sigamos.

La brocheta de solomillo estaba riquísima, aunque solo probé un poco del plato de mi acompañante. Preferí los lomos de salmón a la plancha con verduras wok, y creo que acerté: el salmón estaba en su punto y las verduritas muy crujientes, con un buen aceite, básico para esta variedad de elaboración.

El postre elegido fue un magnífico helado de fresa. Y para el café solicitaron mis requerimientos personales, algo exigentes. Por ello, acertaron.

En resumen: comer bien de menú puede ser objeto de disfrute, como en este caso, y no solo con el paladar, también con la vista por la buena presentación del plato. Se trata de cocinar con productos frescos, básicos, con poca elaboración para no encarecer el resultado, y, muy importante, utilizar buenos aceites, que a la larga pueden humillar o enaltecer el ingrediente más fresco.

La decoración del local de Arsenio Manila es de lo más agradable y luminosa, a pesar de estar en un semisótano. En realidad me gustaría probar todos esos menús del dia que publicitan a buen precio como reclamo en muchos restaurantes, pero estoy segura de que en muchos de ellos acabaré arrepintiéndome de haberlo pedido. En este caso, se trata de un menú más que digno, cuidado, rico y saludable. He dicho.