Lo de siempre: filetes que no sabes qué hacer con ellos, porque no solo viven de la plancha. En esta ocasión eran filetes de cinta de cerdo ibérico, pequeñitos y con una pinta estupenda. Así que me decidí por guisarlos de alguna manera, y mira tú por dónde, encontré una receta antigua de Arguiñano que mezclaba carne entera con pasta, así que me puse a ello.

Ingredientes (6 personas): seis filetitos de cinta de lomo de cerdo, macarrones para tres personas (unos 300 g), dos ajitos, una cebolleta, tres tallos de apio, algunos tomates secos (deshidratados) y medio vasito de tomate frito casero, sal y aceite.

Cocer macarrones tal como indica el fabricante (10 minutos) con un poco de aceite de oliva virgen extra y sal, y reservar. En un perol, con algo de aceite, sofríe los ajitos picados, la cebolleta y el apio picados, durante unos diez minutos. A continuación, añadir los tomates secos y por último el tomate frito hasta que se reduzca. Corregir de sal.

Limpiar y picar la carne, trocearla y salpimentarla (opcionalmente con pimienta blanca molida) y añadirla al perol, salteándola unos minutos.

Por último, mezclar con la pasta.

En casa gustó mucho este plato, sobre todo al sector joven, que lo rebañó con rapidez. Es importante que la carne lleve bastante juguito, para añadirle a los macarrones, que suelen quedar muy secos.