Además de que está riquísima, nadie duda de que la tortilla de patatas alimenta y mucho. Por algo nuestra madre nos la ponía tanto. Pero acudamos a las fuentes de información solvente. La Fundación Española de Nutrición (FEN) ha presentado un estudio sobre la composición nutricional de las tapas acompañadas de su cerveza correspondiente, y entre ellas, la tapa de tortilla. Creo que un buen tortillólogo debe conocer qué consume en cada tapa tanto en buenos nutrientes como en calorías. De esto habla la guía “El valor nutricional del aperitivo: las tapas y la cerveza”, presentado por el presidente de la Fundación, Gregorio Varela.

Para empezar, el informe del FEN concluye que en general la cerveza y la tapa –la tortilla por ejemplo- son una fuente de vitaminas y minerales. Recuerda también que el aporte calórico de la cerveza es bajo, sobre todo si es sin alcohol. Y que concretamente la tapa de tortilla es de las más nutritivas. Contiene hidratos de carbono, minerales como el fósforo y el selenio, y entre las vitaminas, la niacina y la vitamina B12, la cual «cubre casi el 50% de las ingestas recomendadas cuando es consumida con cerveza tradicional».

En términos nutricionales, podemos decir que la tortilla es una tapa con grasa de buena calidad, rica en nutrientes como hidratos de carbono complejos, buena para la base de la dieta y proteínas de calidad. Se entiende por tapa de tortilla la octava parte de una tortilla de 200 g de patatas y 2 huevos, junto a una rebanada de pan. La tapa tiene 196 calorías y 212 con la cerveza. El estudio no contempla otros ingredientes en la tortilla como verduras, embutidos o setas. En el primer caso, la tortilla sería mucho más  ligera.

El presidente de la FEN cree que la cerveza puede ser una bebida “saludable” como acompañante de aperitivo, al contener vitaminas del grupo B (ácido fólico) y minerales (potasio, fósforo y magnesio). Su consumo moderado aporta polifenoles, que protegen contra enfermedades cardiovasculares, y son antioxidantes. Una caña -200 ml- tiene 66 calorías, y si es cerveza sin alcohol, 16 solamente.

La guía también recopila información nutricional de otras tapas como la paella que, por incluir ingredientes muy variados y característicos de la dieta mediterránea, es un plato “nutricionalmente muy completo”.

Y yo añadiría a esto la importancia de la calidad de los ingredientes. Una buena tortilla por ejemplo es siempre la suma de unos huevos frescos, unas buenas patatas y un buen aceite de oliva virgen extra, aparte del oficio del cocinero, claro. Ésta sería la tortilla perfecta. La tortilla es salud, y acompañada de la cerveza justa, también.