El 22 de marzo de cada año, la ONU celebra el Dia Mundial del Agua. Este año va de agua y seguridad alimentaria. Más de 1.000 millones de personas no tienen acceso al agua y como consecuencia más de un millón de niños mueren todos los años por enfermedades causadas por la contaminación del agua. La Fundación We are Water llama la atención sobre el agua gastada en los alimentos. Una persona bebe al dia unos 2 litros de agua, pero un kilo de arroz necesita 2.450 litros de agua y un kilo de carne de cerdo se lleva casi 6.000 litros en su producción. Y no olvidemos que el agua es un bien limitado para muchos habitantes del planeta.

“Comemos más agua de la que bebemos” es el lema de la campaña lanzada por la Fundación We are Water, que busca concienciar sobre la importancia de una buena gestión de los recursos hídricos, necesaria para una adecuada alimentación. Por ello, ha creado una aplicación para smartphones (We eat wáter, comemos agua) que calcula la cantidad de agua necesaria para producir un alimento, es decir, su huella hídrica. La aplicación recoge recetas de cocina de diversas cocinas internacionales, especificando para cada una su huella hídrica, es decir, el agua empleada no solo para cocinar la receta sino toda la empleada para producir productos o ingredientes desde el principio. Las cifras nos pueden dejar con la boca abierta.

La aplicación “We Eat Water” tiene un precio simbólico de 0,79 euros. El dinero obtenido por la Fundación a través de la aplicación, se destinará a financiar los 4 proyectos de ayuda que la fundación tiene en marcha en el mundo en este 2012, con organizaciones como Unicef, Fundación Vicente Ferrer, Intermón Oxfam ó Educación Sin Fronteras.

La Fundación We Are Water tiene dos objetivos fundamentales. El primero es sensibilizar y hacer reflexionar a la opinión pública y a las instituciones sobre la necesidad de crear una nueva cultura del agua que permita el desarrollo justo y una gestión sostenible de los recursos hídricos en el mundo. El segundo es la realización de acciones de todo tipo destinadas a paliar los efectos negativos de la falta de recursos hídricos adecuados. Las áreas de actuación de la Fundación incluyen la intervención en infraestructuras, educación, salud e investigación en las zonas más necesitadas del planeta.