Manuel Fedriani -el empresario gerente del establecimiento- aseguró que aquello será un rincón típico que él guardará celosamente. La “Cueva del Pájaro Azul” es una de las cosas de que Cádiz estaba necesitado, y por eso la ofrece a los gaditanos. Tertulias, charlas, reuniones familiares, fiestas flamencas, homenajes. Todo con el sello de seriedad y buen gusto que presidió la reunión que comentamos en el anterior capítulo, y que “para algo está esa puerta con clavos dorados, el arrumbador que guarda los toneles y “El Cordobés”, “El Bola” y el otro patilludo, que con sus “trabucos” forman un tamiz muy fino”. Tanto, que en el lugar de “Reservado el derecho de admisión” reza una placa “Pájaro Azul”, Negocio y Vinos.

Pocos días antes de su inauguración, el lunes 25 de julio de 1960, se agasajó en ella al prestigioso premio Nóbel de literatura francés, Jean Cocteau, siendo él la primera personalidad que la visita y abriendo paso a otros muchos insignes personajes de todas las ramas de la cultura que con posterioridad la visitaron. El Diario de Cádiz, del miércoles 27 de julio (1960)decía así:

 “FRITO GADITANO A JEAN COCTEAU” : “En la noche del pasado lunes tuvo lugar un acto en homenaje al poeta francés Jean Cocteau, ofrecido por un grupo de íntimos y amigos reunidos en nuestra ciudad con motivo del XI Curso de Verano de la Universidad de Sevilla en Cádiz.

Junto con el homenajeado, asistieron, entre otras personas, madame Weisweller; su hija Mademoiselle Carol; el hijo adoptivo del poeta, monsieur Edouard Dermis; la hermana de este, Mademoiselle Emillanne; el director de teatro don Luis Escobar; el director de la Biblioteca Española en París, don Manuel Sito Alba; el profesor Paul Guinard,  del Instituto Francés de Madrid, y la duquesa de Medina Sidonia.

El acto consistió en un frito gaditano servido admirablemente, al mismo tiempo que actuaba un cuadro flamenco integrado por el “cantaor” Antonio de la Rosa, los “bailaores” Charito Cortés y “Cigarrito”y el “tocaor” de guitarra “Eloy de Cádiz”.

Los organizadores eligieron la típica “Cueva” de la calle San Juan que, por cierto, cuenta ya con su denominación definitiva de “La Cueva del Pájaro Azul”, ya que existe la leyenda de un famoso contrabandista gaditano al que llamaban “Pájaro Azul” que tenía su escondite donde precisamente está situada esta “cueva”.

Jean Cocteau y sus acompañantes fueron atendidos por el propietario don Manuel Fedriani y recorrieron detalladamente el típico local, haciendo cumplidos elogios del mismo, pese a que se encuentra sin terminar.

Agradó enormemente a todos el grato ambiente que allí se respiraba, como así también la agradable temperatura, ya que la profundidad a que se encuentra no influyen las condiciones climatológicas en el ambiente de los distintos salones con que cuenta.

Al final del acto  – en el que se cantó y bailó mucho y duró hasta la madrugada – Jean Cocteau estampó su firma en el libro de visitas de “La Cueva del Pájaro Azul”. El autógrafo está escrito en los siguientes términos: “Salut bien amical de Jean Cocteau”. Cádiz 1960”.

Numerosas personalidades pasaron por sus acogedores salones, donde la temperatura se mantenía constante en verano y en invierno, lo que solo se notaba al salir a la calle. Aparte de las ya mentadas personalidades que asistieron a su apertura, otros personajes asistieron a La Cueva: el mundialmente famoso “bailaor” de flamenco, Antonio; la “supervedette” sueca, Lill Larsson, a la que llamaban la Venus rubia; Castillo Puche; el ilustre escritor y poeta gaditano, José María Pemán; la gran artista Lolita Sevilla; la Excma. esposa del general Varela, Dª Casilda Ampuero y su hijo José Varela; el periodista, Manuel Marlasca; la miss España, Carmen Cervera; la cantante y actriz, Marisol; la “bailaora”, María Rosa; la también cantante, Micaela; Rafael Landín; el último Nóbel español Camilo José Cela; la cantaora gaditana “La Perla”, el que años más tarde sería el número uno “Camarón de La Isla”, el periodista Tico Medina; el magnífico pintor de carteles de toros, Sr. González Conte; los famosos “cantaores” de flamenco Juan Pérez Sánchez, Canaleja de Puerto Real, Antonio Mairena, Manuel Mairena y Amós Rodríguez, hermano del “Beni de Cai”; el embajador de Venezuela, Sr. Capriles, etc. etc., y otros muchos que seguro, se quedan en el tintero.