Es de los platos que tenía ganas de hacer, porque los he probado en multitud de ocasiones que he comido fuera de casa. Y como además me encanta el pescado, pues me he puesto a hacerlo a la primera ocasión. Estos pimientos estaban riquísimos y son muy ligeros para digerir. Utilicé un par de cucharadas de polvo de algas, producto relativamente novedoso que comercializa la empresa Suralgae y que es sano y sabroso. A ver si explico bien la receta.

Ingredientes: un bote de pimientos del piquillo de leña (aproximadamente 20 unidades), un lomo de pescadilla fresca sin piel, 1-2 cebolletas, una cebolla pequeña, sal, laurel, medio vasito de vino blanco, caldo de pescado, y dos cucharaditas de polvo de algas.

Cocemos al vapor el pescado limpio con un poco de aceite, dos cebolletas picadas, laurel, el vino blanco y sal. Yo lo hice en el microondas, unos 7 minutos. De este modo el pescado conserva su textura y su aroma y es más rápido.

Aparte, sofreir cebolla con aceite hasta pochar, añadir el polvo de algas, un poco de caldo de pescado y el pescado ya cocido. Hacer con todo esto una pasta.

Rellenamos los pimientos con la ayuda de una cucharilla. El relleno sobrante lo reservamos así como dos o tres pimientos, y lo trituramos para hacer una salsa.

Colocamos los pimientos rellenos en una fuente de horno, volcamos encima la salsa anterior y lo ponemos a gratinar unos diez minutos aproximadamente.

Servir. El punto de sal es muy importante.

Nota: La foto de portada no corresponde con la receta publicada, porque la imagen de los pimientos del piquillo se borró  involuntariamente de la cámara. Tan pronto como vuelva a hacer la receta pondré la imagen en la portada. Sí he puesto la cazuela de aleación para cocer la pescada en el microondas, con la que se rellenaron los pimientos.