De la visita al huerto de Pino Montano, en Sevilla), me traje una col tamaño XXL, que tuve que compartir con mi hermana, gran amante del cuchareo como yo. La mitad venía a ser como el doble de las coles que venden por ahí. Me propuse hacerla con garbanzos, y decidí llamar a mi tia Adela para pedirle su receta. Ella recordaba perfectamente los avíos. Aquí van:

Ingredientes (para 5-6 platos): ½ kg de garbanzos, una col, aceite de oliva virgen extra, una cabeza de ajos, una cebolla, un tomatito o tres cucharadas de tomate frito casero, pimentón dulce, un poco de tocino fresco y de buena morcilla. Para el majado: 2-3 ajos crudos y una cucharadita de comino.

La elaboración, como todas las recetas de potajes y cuchareos, es de lo más sencilla. Los garbanzos deben ser remojados de la noche anterior. En una olla de suficiente tamaño, se ponen a cocer en agua ya caliente, los garbanzos, la col troceada, la cabeza de ajos, el tomatito o tomate frito, el pimentón, el tocino fresco y el aceite, todo ello algo más de una hora a fuego medio-bajo. Pasado el tiempo, hacemos el majado y lo añadimos a la olla, y tras echar la morcilla troceada en rodajas, dejamos una cocción de otra media hora larga. Es fundamental el fuego lento, así como la calidad de la morcilla, que deja al final su aroma. Solo queda rectificar de sal y probar.

Es la comida que tenemos para hoy como primer plato.