Hace 200 años, el ejército más poderoso del mundo se permitió invadir nuestro país de norte a sur. Excepto Cádiz, toda España era francesa. Al mismo tiempo, en esta ciudad se reunieron las Cortes de las Españas (península y territorios de ultramar) para discutir y aprobar la primera constitución, la de 1812. Doscientos años más tarde, Cádiz tiene la oportunidad de conmemorar el nacimiento de una carta magna que derogó la esclavitud, la inquisición e implantó la libertad de prensa, haciendo ciudadanos a los súbditos. Nació un nuevo pensamiento que influiría en las constituciones de otros países. Los gaditanos deberíamos estar orgullosos de lo que ocurrió en nuestra ciudad. El blog Comeencasa lleva varios años contando noticias relacionadas con esta efemérides, que en 2012  alcanzará su momento culminante, si todos ponemos de nuestra parte.

La creación del Batallón de la Milicia Nacional y Voluntarios Distinguidos de Cádiz como asociación de recreación histórica de 1812, ha sido sin duda una digna y hermosa iniciativa para ambientar los actos oficiales que conmemorarán el Bicentenario de la Constitución en Cádiz. El batallón participa en los eventos oficiales que se han venido celebrando de cara al Doce. Su desfile –fiel a la época que representa- ha incorporado últimamente una unidad de música, que completa la puesta en escena de una fuerza militar que existió realmente en el Cádiz de 1812 para defender la ciudad del asedio.

Muchas cosas cambiaron en esta ciudad constitucional mientras España estaba sometida al invasor. Y una de ellas fue el modo de cocinar, de introducir nuevos ingredientes, de alimentar a la población, pero sobre todo la libertad de decidir qué platos elaborar, fuera de las decisiones arbitrales de la autoridad, que entonces dirigía el campo y el consumo. Para ilustrar y conmemorar este estilo de gastronomía, en Cádiz se ha investigado y escrito sobre la cocina doceañista local. También se organizó la ruta gastronómica llamada “senda de las maritatas”, en alusión al término gaditano que significa bocadito, y que espero no se pierda con el reciente cambio de gobierno.

La prensa fue el medio más creible de los ciudadanos durante la elaboración de la Constitución de 1812. Gracias a su investigación y seguimiento –como ha hecho la excelente historiadora Hilda Martín– sabemos mucho más de los acontecimientos de la época y podemos interpretar los hechos. También la Carta Magna gaditana ha sido objeto de estudio por juristas expertos, en conferencias y ponencias organizadas para el Bicentenario, como la que protagonizaron la ex vicepresidenta del gobierno Maria Teresa Fernández de la Vega y la jurista y docente universitaria María Emilia Casas, bajo el título “Diálogos sobre la libertad”.

Y por último, comentar que personalmente hemos tenido la suerte y el honor de poder participar en varios actos de recreación histórica para el Bicentenario, como desfiles en eventos oficiales, y sobre todo, como portadora de la bandera de 1812, que el Batallón juró como entonces. Fue una ceremonia inolvidable, en la que participé como descendiente de la madre de mi tatarabuelo, llamada Carmen Toscano Cavana, nacida en 1767, casada con el primer Fedriani que llegó a la península, y madre a su vez de Jorge Fedriani Toscano, entonces voluntario distinguido de las milicias.

El Doce ya está aquí, y para los gaditanos es la mejor ocasión de mostrar al mundo Cádiz, vender Cádiz y hablar de lo que fue, demostrando que somos conscientes de la importancia que jugó nuestra ciudad en un momento vital para la historia de España. Espero que la conmemoración del Bicentenario traiga prestigio e imagen al presente de esta ciudad tan especial. Por eso hoy es el tema del mes en Comeencasa.

Podéis leer toda la información sobre Cádiz 2012 pinchando aquí.