Un millón y medio de hectáreas dedicamos en España a los olivos, convirtiéndonos en el primer productor mundial de aceite. Pero no solo de aceite vive el olivo. Un estudio de la Universidad de Córdoba, departamento de Química Analítica, ha demostrado que las hojas de estos árboles centenarios tienen un efecto anticancerígeno, además de propiedades para el tratamiento de la leucemia.

La investigación centró sus estudios en las hojas de olivo como gran generador de residuos sólidos y líquidos, así como por su alto contenido de útiles sustancias químicas. Los extractos de hojas de olivo se vienen usando en la medicina tradicional para el tratamiento de fiebre y malaria, sirviendo además para disminuir la presión arterial y la glucemia, y eficaces como antimicrobianos. Hasta ahora, su mayor aplicación era el aprovechamiento para la biomasa residual. Pero los biofenoles contenidos en las hojas de olivo son una eficaz sustancia química preventiva, cuyo aprovechamiento no contamina como en el caso de la biomasa.

El equipo de investigación ha trabajado con un modelo animal como es la mosca de la fruta, muy similar genéticamente al humano, demostrándose el potente efecto protector del ADN por parte de las hojas de olivo y de sus fenoles como la oleuropeína frente al daño oxidativo. Su consumo serviría para prevenir o eliminar las mutaciones que el metabolismo de otros alimentos conduce a la aparición de cánceres.

El resultado del estudio -publicado en la revista internacional Mutation Research- concluye que las hojas de olivo y sus fenoles mayoritarios como la oeluropeína presentan propiedades quimiopreventivas. El próximo paso sería realizar los ensayos con humanos. Pero el problema –a pesar de lo desarrollado de la idea y el diseño- es la falta de financiación, lo que impediría la continuidad del proyecto.

Más de 20 años lleva este grupo de investigación dedicándose a la detección y estudio de sustancias contenidas en la dieta mediterránea con valor añadido además del propio alimento; es decir, se buscan alimentos que hagan algo más que alimentar, con propiedades beneficiosas para la salud que protejan el ADN. Al parecer, la dieta mediterránea es rica en este tipo de sustancias antioxidantes, que no solamente son beneficiosas contra enfermedades cardiovasculares, sino que ayudan en la prevención del cáncer.

Actualmente, los extractos de hojas de olivo se comercializan en parafarmacias, con indicaciones como antioxidante, antimicrobiano o complemento para vegetarianos. No obstante, las empresas más fuertes fabricantes son americanas o asiáticas.

Fuente: cabeceras Grupo Joly.