Entre las vueltas posibles para una tortilla, ésta tiene una ida y una vuelta diferida en el tiempo. Su ejecutora llegó desde Ecuador a España para trabajar en el servicio doméstico, y quería aprender a hacer una tortilla de patatas, también llamada tortilla española. Sabe que a todos les gusta y que es un plato imprescindible en cenas y en algún que otro almuerzo. Vero es una de mis alumnas en el proyecto “Cocinando tu futuro”, por el que jóvenes inmigrantes aprenden a cocinar los platos de aquí, los caseros, los de toda la vida. Y uno de los temas de esta clase a estudiar y practicar era la tortilla de patatas. La prueba fue superada con creces. Vero se atrevió a elaborar en clase esta tortilla básica que es la que más hacemos en casa. Es como si la hubiésemos exportado. Cuando Vero regrese a su país, probablemente vuelva a hacer esta misma tortilla, la primera que aprendió en España. Así se la enseñamos:

Ingredientes: Tres patatas medianas de Sanlúcar, tres huevos, aceite de oliva virgen extra, un pimiento verde de freir y sal.

Elaboración: Pelar las patatas y trocearlas en forma de taquitos, añadirles la sal y reservar. Quitar el rabito del pimiento, trocear en julianas finas y añadirlo a las patatas. Calentar en sartén abundante aceite, poniendo uno de los trocitos de patatas dentro para observar la temperatura y que no se pase el aceite. Cuando esté caliente, echar las patatas, con fuego fuerte y a los dos minutos bajar un poco a fuego medio. Mover de vez en cuando y a los cinco-diez minutos sacar las patatas. Verter el aceite de freir en una aceitera, dejando solo unas gotas para hacer la tortilla.

Batir los huevos en un bol y añadirles las patatas fritas, aplastándolas un poco con el tenedor, y entonces echar todo en la sartén para que se vaya haciendo la tortilla, con fuego fuerte al principio y más bajo después. En cuanto veamos que se va cuajando, darle la vuelta con la ayuda de un plato llano, y retornarla a la sartén, para que se termine de hacer con fuego más suave. Se trata de que no esté ni demasiado líquida por dentro ni demasiado reseca. Retirar la tortilla y degustar.

Y hubo degustación de tortilla entre las alumnas. Y les encantó. La tortilla de Vero representa el empeño por aprender, por eso tiene un gran significado; se trata de formarse en la cocina para encontrar trabajo y una vida mejor.

La tortilla de Vero es una clase práctica más para la licenciatura de tortillología que estamos siguiendo, pero esta vez con un fondo sentimental.