Ya sabemos que la pasta en general es barata, pero si le añadimos jamón serrano del bueno picado, unas gambitas frescas y un chorreón de brandy del que siempre nos sobra una botella, la cosa cambia bastante. Al final se convierte en un plato de pasta, pero de mucha pasta,  en relación con el precio de los macarrones. Este plato gustó mucho en casa.

Ingredientes para 4 personas: 250-300 g de macarrones, ½ vaso de tomate frito casero, 1 puerro grande, 1 cebolla mediana, 1 pimiento rojo asar, 50 g de taquitos de jamón serrano ibérico picado, 300-500 g. de gambas frescas medianas,  sal y un chorreón de Brandy de Jerez.

Elaboración: pelar las gambas y reservar los cuerpos. Cocer las cabezas en abundante agua con sal (al hervir el agua sacarlas). No tirar, sino colar el agua, y en ella cocer la pasta el tiempo que indique el fabricante, reservar los macarrones.

En una cazuela de barro con un fondo de aceite, pochar la cebolla y el puerro picados durante 5-10 minutos; a continuación, añadir el pimiento rojo troceado y pochar también otros 10 minutos. Verter el tomate frito, la sal y seguir salteando; añadir el brandy y dejar diez minutos para que se evapore el alcohol. Enseguida poner los taquitos de jamón y remover, y por último, la gamba –que está cruda- hasta que cambie de color.

Cuando todo esto esté listo, añadir los macarrones cocidos, mezclar y servir. Esta preparación de pasta está riquísima.