Nos encantan este tipo de guisos. Da igual sean patatas con calamares que con chocos, con tal de que el pescado sea de calidad. En ambos casos debe quedar la salsa muy cremosa, y eso se consigue sin añadir agua, o solo poniendo la mínima, pues el caldo, vino, o el agua que suelta el pescado es suficiente. Se trata de un guiso son sabor a mar, en el que he descubierto las posibilidades que ofrece el polvo de algas, comercializadas por la empresa Suralgae.

Ingredientes: (tres personas)

Dos patatas, dos pimientos verdes de freir, una cebolla grande, ¼ de guisantes naturales, 3 calamares medianos, sal, aceite, una cucharada de polvo de algas de Suralgae y medio vaso caldo de pescado casero.

Hacer el sofrito de cebolla y pimientos con el polvo de algas hasta pochar, unos diez minutos. Pasar por la batidora y, ya en la cazuela, añadir los guisantes pelados, sofreir y darles un hervor junto con el caldo de pescado, durante cinco minutos. A continuación añadir los calamares limpios y troceados, manteniéndolos diez minutos, y a continuación, poner las patatas troceadas, cociendo todo unos treinta minutos. Servir.

El guiso está exquisito. Desde luego los calamares eran de lujo.