Nos la ha traido Marta, recién hecha de su casa. Es de lo más sencillo en elaboración e ingredientes. Eso sí, creo que lleva bastantes calorías, pero es como todo, para tomarla en su momento. Ya tocaba publicar alguna receta de postre casero, com ésta, que además se guarda en la nevera y se va administrando en las meriendas. Está muy rica.

Ingredientes: 24 galletas clásicas (cuadradas o redondas), 120 g. de chocolate negro en tabletas, 10 cucharadas de mantequilla y 1 bote de leche condensada de 200 g.

Triturar galleta y chocolate por separado. Poner en un bol, con el resto de ingredientes y amasar. Hornear la mezcla a 190ºC durante unos 15-20 minutos. Luego enfriar y lo antes posible introducir en la nevera durante 4 horas mínimo.

Y ya está listo para comer.