Prácticamente la he copiado de la página Directo al Paladar, aunque aquí se empleaba corvina. Pero el gallo de Cádiz –o Pez San Pedro- es uno de los mejores para cocinar por la calidad de su carne y sabor. El pisto de calabaza –que nunca habíamos probado en casa- nos encantó. Le añade al pescado un sabor dulce que le viene estupendamente. Eso sí, el pisto conviene tenerlo hecho de antemano. Aquí va.

Ingredientes para 3 personas: 3 filetes de gallo o Pez San Pedro (o merluza, bacalao o corvina…), y 300 g de pisto de calabaza. Para el pisto: 400 g de tomates maduros, dos cebollas grandes, un calabacín pequeño, una calabaza de violín pequeña, y tres pimientos verdes de freir, aceite de oliva virgen extra y sal.

Pelamos los tomates y los picamos pequeñitos. Lo mismo hacemos con los pimientos, las cebollas, el calabacín y la calabaza (ésta es lo más difícil, es necesario un buen cuchillo). Por esta vez, he sido capaz de picar los ingredientes y disponerlos en cuencos para emplearlos en su momento.

Pochamos la cebolla con el aceite (8-10 minutos), añadimos los pimientos (10 minutos más). Con cada nueva verdura, algo de sal. Añadimos el calabacín y la calabaza, todo en trocitos, y el tomate picado. Dejé todo esto cociendo a fuego lento unos treinta y cinco minutos aproximadamente.

Dice la página Directo al Paladar que el secreto de un buen pisto es por un lado respetar los tiempos de todos los ingredientes, y por otro que todos ellos se corten al mismo tamaño. Totalmente de acuerdo.

Mientras se hace el pisto, preparamos los filetes de pescado con un poco de sal, y en un perol o sartén con un chorro de aceite, marcamos las tajadas por las dos caras con un poco de sal, vuelta y vuelta, dejándolas por dentro un poco crudas. Las retiramos del fuego y reservamos. En la misma sartén y con el mismo aceite sobrante del pescado, añadimos el pisto de calabaza cuando esté listo, y entonces colocamos sobre él las tajadas de pescado, dejando que cuezan unos cinco minutos.

Servir colocando las tajadas de pescado con el pisto por encima. Está riquísimo.