Pastel de coliflor y brócoli (Arguiñano)

Me estoy aficionando a los pasteles de verduras, como la mejor solución para conseguir la aceptación general en casa, de una serie de hortalizas que son –digamos- poco populares. Estos pasteles son facilísimos de hacer, y es cuestión de saberlos condimentar. El pastel de coliflor y brócoli original de Carlos Arguiñano queda de lo más vistoso en el plato, aunque a mí me quedó un poco soso al final. Se trata de un plato muy rico, sano y además cunde mucho. Da para unas cinco-seis personas.

Ingredientes: una coliflor pequeña, un brócoli pequeño, cinco o seis huevos, un chorro de leche, medio envase de nata líquida, sal, pimienta, aceite y pan de molde.

Cocemos por separado –mejor al vapor- la coliflor y el brócoli. La primera con veinte o veinticinco minutos será suficiente. El segundo algo menos, unos diez. Escurrimos ambos y reservamos.

Preparamos una crema batiendo los huevos, añadiendo la leche, la nata, la sal y la pimienta, y mezclamos muy bien. Hacemos dos mezclas por separado, una con la coliflor y otra con el brócoli, añadiendo partes iguales del batido anterior, todo ello con la minipymer.

Ponemos aceite a calentar y freimos un par de rodajas de pan de molde, y reservamos.

Ponemos el horno a calentar. En un molde de plumcake disponemos primero la mezcla hecha con la coliflor. A continuación, las rodajas de pan frito y encima la crema hecha con el brócoli. Ponemos en el horno unos cuarenta minutos a 180 grados. Se toma frío.

En cuanto a la salsa, aproveché una crema que tenía a base de sofrito de pimientos rojos con cebolla y una tajadita de bacalao desmigado. Con esta crema, el pastel estaba mucho mejor.