Como en el Bar Loanca, una de las aulas de formación en Tortillología, no quedaba tortilla a las 9 de la noche (buena señal), tuvimos que trazar un nuevo itinerario académico, ávido de recibir nuevas clases. Encontramos muy cerca el aula número 13, en el Bohemia, en la Avenida Ana de Viya, 17, en Cádiz, cerca del Hospital, un lugar por el que pasamos constantemente pero en el que nunca se nos ocurrió entrar (prejuicios del tapeador que selecciona solo “novelerías”), tal vez por su imagen excesivamente clásica y tradicional y tal vez por llevar abierto muchos años, antes del fenómeno del boca a boca digital.  Manuela, mujer del cocinero, nos advirtió que solo quedaban dos raciones de tortilla. No nos importó, por ella habíamos llegado hasta aquí. Éramos cuatro y compartimos los dos trozos como buenos tortillandos.

La tortilla de la Cafetería Bohemia está muy rica, con maestría lleva incorporados cebolla y pimiento verde y desde luego deja un buen sabor de boca; suave, con buena proporción de huevos y patatas y de buen tamaño. Probamos otras tapas, pero hubo una que me encantó: alcachofas con huevo duro y tomate aliñado con ajitos, por su frescura, en frío, con una mayonesa elaborada sin huevo, mejor.

Pero lo que destacaría de este bar es la amabilidad y corrección de su servicio de camareros, siempre pendientes de nosotros, con rapidez en el poner, educación, en fín, un establecimiento que si bien no tiene una cocina elaborada, está super limpio, ordenado y muy bien organizado. De hecho, está siempre lleno tanto dentro como fuera en las mesitas de la terraza, con clientes que buscan sus tapas de toda la vida. Y además, en el Bohemia el vaso de cerveza se pide como se hacía antes en Cádiz: “ponme un Bó”. Desde ahora yo también lo pediré así.

Entrar y consumir en la Cafetería Bar Bohemia fue una agradable experiencia, hecha posible gracias a estos estudios superiores de Tortillología que nos obligan –so pena de caer en la peor ignominia gastronómica- a investigar y catar en sitios nuevos, los sabores de nuestro plato más conocido en el mundo mundial, la tortilla de patatas. Esto de la tortillología está abriendo nuestras minds y nos convertirá en tortillandos del orbe.

Más información sobre la licenciatura de Tortillología: