Esta receta me la dio mi tía Adela, que en realidad la hace con cordero. Pero bueno, los ingredientes son tan sencillos que sirven igualmente para el pollo. Utilicé pechugas. La salsa sale muy espesa y lo normal es que nos sobre. Yo la reutilicé para añadirla al arroz blanco. El guiso estaba riquísimo.

Para tres-cuatro personas: 2 pechugas de pollo, manteca blanca (yo utilicé aceite de oliva virgen extra), 2-3 ajitos, una cebolla grande, un tomate maduro grande, un pimiento verde, dos zanahorias y tres cogollos de apio, sal, laurel y un vasito de vino tinto. Yo utilicé el que tomamos en casa en las comidas, Garum, de las Bodegas Luis Pérez.

Elaboración: trocear las pechugas ya limpias y marear la carne con la manteca blanca (o con el aceite) en la cazuela y con sal. Picar toda la verdura y añadir al pollo junto con el vaso de vino tinto, todo en crudo y con algo de agua. Poner a fuego lento unos 40-45 minutos más o menos. Entonces sacar la verdura y pasar por la batidora y servir.

Es importante no trocear el pollo demasiado pequeño porque hay que separarlo de la verdura antes de pasarla.