Reivindico las legumbres frías para el verano. Frias, son también ideales como primer plato. Ganan sabor con el tiempo. El último platito cayó el fin de semana en la playa. Utilicé alubias llamadas Pilaricas, muy tiernas y finas, además de espectaculares en el colorido. No paro en esta particular cruzada a favor de las legumbres, pues lo tienen casi todo. Sabiendo lo saludables que son, es cuestión de añadirles los ingredientes que más nos gusten, hasta conseguir un aliño perfecto.

Ingredientes: 250 g de alubias (yo utilicé las llamadas Pilaricas o de la Virgen), 1 cebolleta, 1 ajito, aceitunas, zumo de limón, comino, buen aceite, sal y algo de pimienta (opcional).

Las alubias –en remojo la noche anterior- se cuecen con cebolla, un hueso de jamón y laurel, como una hora y media hasta que estén tiernas. Tiramos la verdura y escurrimos el agua, reservamos las alubias.

El aliño: picamos el tomate, la cebolleta, vamos añadiendo. Machamos el ajo con el zumo de limón y la media cucharita de comino, la sal y la pimienta. Movemos bien todo.

Al día siguiente estará aún más rico. (Esta rceta es casi calcada de una de la web Directo al Paladar, solo que era aliño de garbanzos en lugar de alubias).