Tenía muy olvidado el tema del Club de la Talega. Suelo preguntar a amigos, compañeros, conocidos e incluso a mi familia si utilizan de verdad la bolsa de tela para comprar el pan y para su mejor conservación. Muchos dicen que sí, que tienen talegas en casa y que allí transportan y almacenan su pan de cada día. Es cuestión de acostumbrarse a llevarla siempre encima, doblada en el bolso, que no pesa, o en el bolsillo de la chaqueta para el hombre. El pan lo agradecerá.

Aquí van imágenes de varias talegas –todas chulísimas- recibidas de mis libreros, y sin embargo buenos amigos, Eduardo y Luis. Estas bolsitas de diferentes colores y bordados alegran sin duda nuestra cocina, dándole un toque más hogareño. Espero que estas fotos animen a usar talegas de tela para el pan, evitando así esas horribles bolsas de plástico que invaden nuestra cocina y que no sabemos nunca dónde poner; y sobre todo porque contribuimos al equilibrio y salud medioambiental, que no es poco. Pon una talega en tu vida.

A Eduardo y Luis, muchas gracias por vuestro envío. A ver si cunde vuestro ejemplo.