Con lo que a mí me gusta la limpieza –mucho más que el orden- y solo he dedicado un post a esta materia. Pero guardaba una hoja de periódico, con la publicidad del Instituto Silestone, dedicada a la mejora de los hábitos de higiene en la cocina. He visitado la página web indicada y he comprobado que es de lo más interesante. No olvidemos que en la cocina manipulamos los productos tanto crudos como elaborados y esta operación requiere de gran cuidado para evitar posibles intoxicaciones. Aquí va otro decálogo de la higiene en la cocina, publicado en ella y que considero muy útil:

1.- Examinar el aspecto del alimento y su etiqueta al comprar.

2.- Refrigerar entre 1ºC y 4ºC para conservar los alimentos.

3.- Separar los alimentos crudos de los cocinados en la nevera.

4.- Limpiar, envasar y etiquetar antes de congelar.

5.- Descongelar siempre en el frigorífico.

6.- Extremar la higiene en alimentos de riesgo –mayonesa, natillas….-

7.- Cocinar a más de 70ªC para eliminar bacterias y facilitar la digestión.

8.- Primero limpiar y luego desinfectar los utensilios y superficies.

9.- Prestar atención a la higiene personal.

10.-Reducir, reutilizar y reciclar los residuos.

Y yo aquí añadiría algunas cosillas, fruto de mi experiencia, como la de cualquier ama o amo de casa, es decir, de sentido común:

–  Es importante la higiene de las manos. Antes de meterme en la cocina siempre me lavo las manos con agua y jabón.

–  Lo mismo ocurre con la ropa que llevamos puesta. El vestido o delantal de cocina debe usarse solo allí o en la mesa, nunca hacer la limpieza de la casa con él.

–  Prestar atención al uso de los paños de cocina, cambiarlo como mínimo una vez al día, o más si es necesario, sobre todo antes de secar con ellos.

–  Y tener cuidado con utilizar los cazos, espumaderas y otros cubiertos de guisar que suelen estar colgados y casi de adorno y apenas se utilizan. Cuando se usen, no olvidar limpiarlos bajo el grifo.

–  Si alguien nos va a ayudar a poner la mesa –sobre todo nuestros hijos- exigirles que se laven las manos antes de tocar platos y cubiertos.

–  La encimera –después de guisar-debe quedar como los chorros del oro, de modo que no queden en ella restos pegados de comida, fáciles para transmitir bacterias.

–  Y para terminar, comentar el mal rato que paso cada vez que me viene un estornudo en pleno proceso de guiso, pues entonces tengo que salir urgentemente de la cocina para estornudar. Pero esto son gajes del oficio….

Supongo que habrá más precauciones a tomar en esto de observar hábitos higiénicos en la cocina Si alguien quiere añadir algo, que hable ahora, por favor.

Esta es la página: www.institutosilestones.com

Y aquí os dejo mi anterior post sobre la higiene en la cocina: http://www.comeencasa.net/2010/10/13/la-cocina-como-la-plata/