Vestido vaquero, a ser posible de otras temporadas (nadie lo notará, en el mercado de abastos no se miran las nuevas tendencias), carrito de buena capacidad y talega para el auténtico pan; es el uniforme básico gaditano para acudir al mercado central de abastos de Cádiz, preferiblemente los sábados. No obstante, en caso de prejubilarse uno, servirá para cualquier día de la semana, excepto los lunes, en los que no hay pescado, ni tampoco abren los museos.

El color del vestido es de lo más sufrido, no importa que te manchen de frutas o que te salpiquen de escamas al limpiar las pescadillas. La ropa vaquera es universal, polivalente, contracultural, y permite a la compradora (ya hablaremos del comprador) permanecer elegantemente arreglada mientras dure el proceso de abastecimiento, una de las funciones más importantes de una bloguera-mari-gastronómica.

Está pendiente de encontrarse un carrito amarillo cadista en lugar del rojo coral de la foto, aunque en ese caso parecería el del servicio de Correos, y podría dar lugar a confusión. El carro además se desmonta entero, y se le somete a un buen manguerazo cuando haga falta, quedando tras la limpieza nuevo de estrenar. Un buen carro permite continuar el paseo urbano tras la compra realizada en el mercado, o comprar churros en algunos de los quioscos, o simplemente pasear para observar a los guiris llegados de los cruceros, cosa muy frecuente en Cádiz. No olvidar la disposición de la mercancía comprada: abajo las verduras, encima las frutas, y por último el pescado, que ya te lo dan limpio, de buena calidad y a buen precio. Comprar en el mercado de abastos es un placer.

La talega no debe olvidarse para rematar la faena de la compra semanal, pues servirá para transportar en las mejores condiciones el pan de la Venta El Soldao, (hecho en Benalup) que nos lo preparan –en su versión normal e integral- en formato entero o cortado en rodajas. Y además, en esta talega tan mona y tan amplia, caben dos o tres bollos (cundis en gaditano). Ahorremos bolsas de plástico, sobre todo en el pan.

El kit o uniforme de compra en el mercado se remata con el juego de zapatos de altura mediana, con suela de esparto. Son los más cómodos, funcionales y estilosos. Y Además, se limpian fácilmente si llegan a mancharse.

En nuestra opinión, ésta es la equipación más apropiada y segura para realizar las compras en el magnífico mercado de abastos de Cádiz, dónde no solo se adquieren productos de alimentación, sino que también se desarrolla una intensa vida social y podemos aprender mucho sobre cocina. Lo del uniforme forma parte del protocolo y en Comeencasa nos tenemos que preocupar de todo.