El interesante blog de Cristina Galiano trata de modo estructurado el tema de las mentiras que rodean la cuestión del adelgazamiento. Creo que estas premisas son absolutamente necesarias para establecer unas buenas pautas de alimentación, ya que nos van a permitir comer con las calorías y nutrientes necesarios. Además, podremos facilitar el momento de desencadenar el adelgazamiento, cosa que a veces se nos hace muy difícil. Galiano habla de diez puntos polémicos:

1.- El agua no engorda, pero no debe usarse como saciante exclusivamente.

2.- Piña y pomelo no adelgazan, es falso que quemen grasa.

3.- Saltarse una comida no adelgaza, y hará que lleguemos hambrientos a otras comidas.

4.- Lo de que mezclar los alimentos engorde es falso, aunque puede funcionar porque hace que se coma menos en total.

5.- La fruta encima de la comida no engorda. Solo dependerá de las calorías de esa fruta.

6- No engordan los alimentos dependiendo de la hora a la que se consuman. No obstante, la cena debe hacerse 2-3 horas antes de dormir.

7.- En cuanto a los productos light, no es cierto que lleven pocas calorías y adelgacen. Solo tienen un 30% menos de energía y además muchos más aditivos.

8.- Para adelgazar hay que cambiar de estilo de vida, quemando calorías con ejercicio.

9.- Las vitaminas no tienen calorías, no engordan.

10.- Dieta sin ejercicio consigue que se pierdan muchos kilos al principio, que son solo agua.

Hace unos días, en la Clínica Roch me dieron unas pautas para perder peso, mantenerse y depurarse. Se trata de hacer un día a la semana una dieta depurativa, que consiste en:

Desayuno: Frutas, todas iguales, con té o café solo.

Media mañana: una fruta (por ejemplo, una manzana).

Almuerzo: Toda la ensalada o verdura cruda que queramos, con un toque de aliño (sal, vinagre y aceite). Sirve el gazpacho, sin pan. Y un huevo duro.

Merienda tarde: Más fruta, distinta de las consumidas anteriormente, sin mezclar.

Cena: dos yogures desnatados.

Esta propuesta para una depuración semanal, está indicada cuando nos hemos pasado el fin de semana, dentro o fuera de casa, porque el cuerpo necesita descansar. Pero no debemos olvidar, que en los días restantes hay que mantener una dieta saludable y equilibrada, que también voy a detallar aquí, siempre con el consejo de la Clínica Roch, y dirigido a personas sanas y que quieran perder un peso entre 2-3 kilos:

Legumbres: 1-2 veces a la semana.

Arroz y pasta: 1 vez a la semana.

Huevos: 3 a la semana.

Carne: 2 veces, pero la carne roja debe limitarse a una vez al mes. (sí al cerdo ibérico).

Pescado: 4 veces a la semana.

Verduras: en todas las comidas, almuerzo y cena.

Y una última observación: cenar fruta puede producir en algunas personas el efecto retención de líquido al dia siguiente. Por ello va muy bien cenar huevo o ración de pescado, siempre con verduras, o incluso éstas con un poco de queso fresco.

El caso es que es importante mantener un equilibrio en lo que comemos durante la semana y para ello es imprescindible organizarse tanto en la compra como en escoger el momento de cocinar para el dia siguiente. Pero merece la pena.