La caseta de feria de la Asociación de Comerciantes de Puerto Real (APRECO) fue el lugar elegido el jueves 2 de junio, para la entrega de premios de la Ruta de la Tapa de Puerto Real 2011, que ya alcanzó su quinta edición. Al acto, asistieron los cuatro establecimientos galardonados, así como representantes del Ayuntamiento puertorrealeño.

Golfy es el nombre de la tapa premiada como Tapareal 2011, que presentó el establecimiento Minigolf Bahía de Cádiz, que aún no ha cumplido un año de vida,  pero que ha nacido como una excelente propuesta de ocio familiar. Golfy, creada por su cocinero, Manolo, lleva sobre una rebanada de pan semifrito, carne de ternera elaborada, un pisto de verduras y medio huevo duro. Sin duda un plato muy completo para todos los gustos.

En el apartado de tapa innovadora, ganó la pizza de pringá de El Fogón del Guanche, que resume un intenso sabor y calidad en muy poca superficie. El llamado Barquito Caletero –por su original formato- se llevó el premio a la tapa mejor presentada, con piriñaca y caballa. Y por último, el Restaurante Italiano Bámbola con su tapa “Batalla del Trocadero” se llevó una mención a la tapa del bicentenario, con un plato compuesto de pasta fresca salteada con gambas, berberechos, junto a muergos, producto típico de Puerto Real.

Nuestro modesto trabajo como jurado de esta ruta de la tapa, nos ha permitido descubrir la villa de Puerto Real: el perfecto trazado de sus calles, sus viejas casas de comerciantes de Indias, algunos de sus monumentos, sus localizaciones cofrades y su historia antigua y reciente. Además, el trato directo con los hosteleros de la localidad nos ha enseñado de primera mano la importancia del trabajo y el esfuerzo emprendedor de estos comerciantes, que, a pesar de la dura crisis que vivimos, siguen luchando por sacar adelante nuevos proyectos de hostelería; para ello están apostando por ofrecer al público su mejor cocina, tradicional o innovadora.

Nuestro agradecimiento a los titulares de todos los establecimientos participantes en la ruta por su exquisito trato y hospitalidad. Y a Manuel Miranda, técnico municipal de Turismo y Comercio, nuestra gratitud por habernos confiado la “dura” tarea de elegir la mejor tapa. En este concurso gastronómico-turístico, nuestra mayor ilusión es que salga ganando Puerto Real.