Ya tocaba publicar alguna receta. Y ésta va de pescado, mi favorito. Es cierto que frito es como está más rico… pero creo que en las comidas diarias, entre semana, cuando se supone que debemos comer con cierta mesura y orden, es mejor comer guisos de pescado de roca, ya cortados en taquitos, sin espinas, de modo que incluso los niños pueden comerlo perfectamente ellos solos.

Esta corvina con guisantes salió estupenda. Es una receta del blog de Felipe Luzón, gran cocinero e investigador gastronómico de Huelva, que ha recogido muchas recetas de pescado. Yo le he añadido algunas cosillas, y ha quedado muy bien. Solo hay que procurar no abusar del aceite, para que la salsa quede más ligera. La recomiendo.

Ingredientes: (4 personas)

1 kg. de corvina cortada a taquitos, (separando el hueso, que servirá para dar más sabor), medio kilo de guisantes frescos (todavía quedan en los mercados), una cebolla grande, seis dientes de ajo, una hoja de laurel, un tomate deshidratado (también los hay en el mercado), una rebanada de pan de molde de verdad, azafrán en hebras, dos o tres, un chorreón de buen aceite, perejil (o especias de algas), sal y pimienta.

Preparación:

En cazuela de barro, salteamos la cebolla picada en juliana, con el aceite, 4 ajos picados, sal, pimienta, los tomates deshidratados picaditos, y el hueso de la corvina, alrededor de 10 minutos; a continuación, añadimos los guisantes, el laurel, el azafrán y el agua, y se deja cocinar todo otros diez minutos.

En una sartén con poco aceite freimos el pan hecho taquitos y reservamos. En un mortero majamos los dos ajitos restantes junto los picatostes, y añadimos todo a la cazuela. Continuamos la cocción hasta que los guisantes estén tiernos. Entonces incorporamos los trozos de corvina limpios y las especias de algas o el perejil, haciéndolos tres minutos por cada lado, se deja reposar cinco minutos y entonces se sirve.

Esta receta se recogió en Isla Cristina (Huelva)