Bajo el nombre Laguna de Sabores, comenzó el pasado 1 de mayo la segunda edición de la ruta de la tapa del barrio de la Laguna. Parece que esta zona de Cádiz (o Puertatierra) se encuentra un poco apartada de los circuitos gastronómicos o tapeadores tradicionales de la ciudad, de ahí que muchos de estos establecimientos necesiten promocionarse o darse a conocer. Serán diecisiete bares y restaurantes los que concursen hasta el próximo 12 de junio. Las tapas, a buen precio, estarán dedicadas al Cádiz CF en su centenario. Los premios serán a la Tapa Cadista, la Tapa Innovadora y la Tapa Gaditana. Organizan las asociaciones de comerciantes de La Laguna y Herederos de 1812.

Gran labor del Colegio de Farmacéuticos, que han enseñado a desayunar de modo saludable a más de 2.200 escolares de 30 colegios públicos y privados. Ha sido a través del programa Desayunos Andaluces, impartiendo charlas educativas, con la campaña “Dieta Andaluza y Deporte”, que este año ha cumplido 21 años. El desayuno consistía en pan, aceite, leche y frutas. La iniciativa –promovida por la Delegación de Educación y Ciencia- busca mejorar los hábitos alimentarios de nuestros escolares, evitando así que los niños se salten la primera comida del dia, que tanto afecta a su propio rendimiento escolar.

El Colegio de Farmacéuticos de Cádiz nace con anterioridad a 1871, como Asociación Científica, incorporándose farmacéuticos de otras provincias, e incluso de América. En marzo de 2009, recibió de manos de la alcaldesa la Medalla de Oro de la Ciudad, el más importante galardón de la ciudad, como reconocimiento a su contribución a la salud de los gaditanos.

Es un hecho el aumento de consumo de productos ecológicos en nuestra ciudad. Es un proceso lento, aunque más consolidado en otras ciudades andaluzas, pero es evidente que los gaditanos adquieren cada día más alimentos frescos ecológicos. En la bahía hay varios grupos de consumidores organizados, como por ejemplo el colectivo La Fábrica, que colabora con la cooperativa de los Pueblos Blancos de Bornos. La iniciativa persigue dos objetivos: contribuir al desarrollo de los pequeños agricultores locales y favorecer los hábitos de consumo ecológicos y responsables. De este modo, los compradores consumen productos libres de pesticidas, fertilizantes o abonos químicos. Por 20 euros se puede adquirir una cesta de productos ecológicos variados, con unos 15 kilos de peso. No es solo buscar mayor calidad o seguridad alimentaria, sino que el sabor de estos productos es un factor a destacar. Y por último, adquiriendo productos ecológicos ayudamos también a la conservación de nuestra tierra.