Continúo con las intervenciones de la conferencia del pasado lunes 28 en el Club Antares, bajo el título “Prevención y curación del cáncer con la alimentación”. Tras la intervención de Susana Díaz, dietista de Vitalis, le tocó el turno a la farmacéutica, María José Rubio. Espero poder explicarme bien, pues el tema merece gran interés.

María José, analizó los factores que pueden llevar a desencadenar el cáncer. Un sistema inmunológico deficiente es la principal causa, si bien un sistema inmune neutraliza las células cancerígenas. Hay que tener en cuenta que en los últimos 50 años estamos consumiendo azúcar refinado en una gran cantidad: alrededor de 70 kg./persona/año.

En 1931, un Nóbel de Medicina, Otto Warburg,  descubrió que las células cancerígenas consumen más glucosa que las sanas. En ausencia de oxígeno, el ácido láctico va a la sangre y favorece el crecimiento de las células cancerígenas. Hay que tener en cuenta también el cambio de alimentación de los animales que consumimos, y que antes vivían en libertad (granjas de explotación, con maíz, rico en omega-3, antiinflamatorio). Ahora, el exceso de omega 6 promueve la inflamación, así como las hormonas y los antibióticos de los animales. Por ello, con el consumo de estas carnes, se promueven las células malignas.

Las recomendaciones son muy claras: consumir hidratos de carbón integrales, eliminar el azúcar blanca, consumir miel, sirope de estevia, sustituir el arroz blanco por arroz integral basmati…etc.

La fibra tiene un gran papel en la alimentación, porque absorbe las sustancias tóxicas, que así pasan menos tiempo en el intestino. Otro gran aliado anti-cáncer es el té verde, además de un buen antioxidante, pues favorece la muerte celular. La cúrcuma es un eficaz inhibidor con la quimioterapia.

Es fundamental aumentar el consumo de verduras quimiopreventivas (col, coliflor, coles de Bruselas, brócoli), así como los ajos, cebollas y puerros, que regulan la glucosa en la alimentación de las células. Lo ideal es prepararlas al vapor. En cuanto a las frutas rojas, son inhibidoras por su contenido en vitamina C (licopeno), como fresas, frambuesas, etc., por su riqueza en polifenoles y licopeno. En cuanto a las setas, son polisacáridos que estimulan el sistema inmune y crean células inmunes.

El pescado azul es muy importante. Si bien, hay que tener en cuenta que es preferible consumir piezas pequeñas en lugar de grandes por estar menos contaminadas de mercurio, como anchoas, caballa, sardina, etc.

Los probióticos (bífidos) facilitan el tránsito intestinal y disminuyen el cáncer de colon. El zumo de granada es excelente, usado ya en Oriente desde hace muchos años. El vino tinto es también un gran aliado para prevenir el cáncer, además del mejor antioxidante.