Tal como se anunció, el pasado domingo tuvo lugar en el patio de la parroquia castrense, (junto a la Facultad de Medicina de Cádiz), la segunda edición de la Tapa Cofrade. Pero también en esta ciudad tan suya se celebró el “Carnaval Chiquito”, que este año no fue tan chico…

De nuevo la Hermandad de Nuestra Señora de los Desamparados de Cádiz ha sido la encargada de organizar la “II Tapa Cofrade”, que dio comienzo a eso de las 13 horas, con la entrada solemne de la Agrupación Musical Sagrada Cena, que interpretó un concierto de marchas cofrades. El evento gastronómico fue a beneficio de las Hermanas de la Cruz y de Cáritas Parroquial, ambos tan necesitados de ayuda. También pasaron por el patio la Asociación Musical Cultural San José Artesano la Agrupación Musical Isla de León, ambas de San Fernando.

En la barra instalada se pudieron degustar platos de naturaleza cuaresmal como arroz con bacalao, ensaladilla, fideuá, garbanzos con acelgas, garbanzos con bacalao, garbanzos con langostinos, lomo de atún en manteca, montaditos de atún, papas aliñás, papas con chocos, salmorejo, tortilla de patatas. También se ofreció la tapa de Don Carnal, con montaditos de lomo, menudo y varios embutidos. Tampoco se olvidaron los postres clásicos: torrijas y arroz con leche, además de platos combinados a tres euros.

Mi enhorabuena a los organizadores de la II Tapa Cofrade, que ha mejorado sensiblemente la oferta de platos, y lo digo por experiencia. Nos gustó mucho el salmorejo, los garbanzos con espinacas estaban estupendos y no digamos de los bocadillos de tortilla. Pasamos un buen rato, con un ambiente especial, y además, el dinero recaudado será para una buenísima causa. Un abrazo a la buena gente cofrade como Jesús Guerrero o Inma Rivas.

Y por otro lado, es inevitable hacer referencia a la celebración el mismo dia de una nueva edición del Carnaval Chiquito (o también el de los “jartibles”), que llenó las calles del casco histórico en un día espléndido. Todas las chirigotas “ilegales” o callejeras ocuparon las vías para interpretar sus repertorios –unas mejores que otras- , pero todas consiguiendo atraer a visitantes forasteros. Estoy segura que el domingo la hostelería tuvo una jornada inolvidable. Pudimos ver diversas chirigotas, y entre ellas “la Antología del Yuyu”, que actuó en la plaza de San Agustín. Echamos de menos a la chirigota “Banca Guatifó” y tuvimos la suerte de ver y escuchar al coro primer premio de concurso del Falla: “Allegro, Molto, Vivace”, que montó su escenario en las escalinatas del Museo Provincial, junto a sus originales instrumentos. El sitio era el más adecuado.

 El domingo, capillitas y carnavaleros tomaron las calles de Cádiz con buen rollo. Y no es la primera vez que ocurre. Eso solo pasa aquí.