La escandalosa subida de precios de las materias primas (piensos) para la alimentación del ganado está perjudicando gravemente al sector. Las organizaciones COAG Y UPA han salido a la calle para protestar, concretamente por los precios de origen en el caprino. Piensan que se debe a dos factores: el efecto (inducido) de la especulación en la subida, al apostar por las materias primas como fondos de inversión, algo novedoso; y también por la presión de la gran distribución de los precios.

Teniendo en cuenta que la alimentación del ganado (trigo, cebada, avena, maíz, etc.) supone una media del 60% del coste de la producción, y que los precios de estos piensos se han disparado en los últimos meses, hay ganaderos que se ven obligados a optar por el heno o los pastos al aire libre, limitando la compra de pienso, en detrimento de la productividad, en el caso del caprino con menos leche. Para el ganado vacuno, se utiliza el heno como sustitutivo del consumo de pienso. Es decir, se mantiene la cabaña como hace 50 años.

Durante la crisis alimentaria de 2008, los ganaderos recibieron del gobierno español préstamos blandos con dos años de carencia. Aún no han podido empezar a devolverlo. No obstante, la nota positiva de esta situación ha sido el buen tiempo atmosférico, en cuanto a la proporción de lluvia y sol en los últimos meses, idónea para la explotación extensiva, la más frecuente en Andalucía.

Se habla de una crisis estructural en la ganadería, excepto en el bovino, que ha aumentado el número de cabezas. La ganadería sigue siendo una forma de vida, pero no se ve próximo el relevo generacional, ya que los jóvenes no quieren oir hablar de dedicarse a ella. El reflejo de esta situación en la cesta de la compra es que el cliente prefiere carne barata congelada de otros países a la nacional, más cara pero con más garantías, según exigencias de la UE.

En el futuro, se prevé que aumente el consumo de carne en el mundo, y concretamente la carne de vaca (según la FAO), será considerada en unos años un artículo de lujo. Por otro lado, en España antes de abril, saldrá un decreto que regulará el sector lácteo.

 (Fuente: Diario de Cádiz y Negocio)