Redes Sociales convertidas en patios de vecinos por la gracia de la aldea global. En facebook huele a cocina: a puchero, a guiso de pollo, a sofritos… como en partiditos digitales, perfil de ollas y sartenes, cubiertos con enlaces, imágenes de platos. Pero luego no hay tiempo para comer en la vida real. ¿Quieres ser mi amigo? Te doy una fiambrera con lentejas y tú me das tu guiso de pollo; así nació el muro de Cristina de la Torre, desde Cádiz, con la Iniciativa Darme. Me gusta.

También la abuela de mi amiga Aurora hacía pan para todo el pueblo en la aldea onubense de El Membrillo Alto. El resto de los días correspondía por turnos a las demás mujeres. División y racionalización del trabajo que se llama, para que nunca faltase el pan.

Cristina de la Torre, que por su trabajo tiene poco tiempo para guisar, no rehúsa a comer bien; por eso inventó, creó y domicilió en Facebook la Iniciativa Darme, basada en la solidaridad y que “persigue la comodidad y el ahorro de los recursos de sus miembros colaboradores”. Consiste en cocinar para el grupo una cosa, intercambiando luego lo que el grupo cocine para ti. El nombre de Darme viene de “Darma”, la secta que aparece en la película “Lost” (Perdidos).

Unirse a Darme, y constituir un grupo de amigos cercanos geográficamente para facilitar los intercambios de platos, supone hacer el doble o triple de la comida habitual, pasarlo a fiambrera y cambiarla con alguien que haya preparado otros platos. A través de este intercambio, con una sola receta, te puedes llevar a casa varios platos para la semana. De este modo, se crea un grupo de amigos en Facebook que comparten el trabajo común de comer bien, de ayudarse mutuamente, y responsabilizándose de una parte de la cadena del trabajo completo y bien hecho. Además, se evitará tirar comida.

Dice Cristina sobre este proyecto novedoso en la red aunque antiguo en la historia, que la gente que participa se toma en serio esto de preparar comida para los amigos del facebook. Y que los potajes más intercambiados son pisto, lentejas, atún encebollado, carne de membrillo, magdalenas, pollo asado y guisado, mejillones tigre, sopa de coliflor y hasta lechugas ecológicas.

 No hay datos sobre si hay más hombres o mujeres en la Iniciativa Darme, pues no hay acceso al perfil privado de los miembros…., pero parece ser que está la cosa bastante equilibrada. También intervienen personas del sector de la restauración, aficionados a la gastronomía, trabajadores del sector de la distribución de productos ecológicos o alimentos naturales, etc.

 Darme es un lugar común para compartir la dieta semanal, los sabores, y la cocina casera, hoy poco común; y también es un reto para que la gente se esfuerce en cocinar cada vez mejor, pues las recetas que se preparan aquí serán probadas por otros y comentadas en Facebook, de ahí que deba elaborarse con cariño. Y lo más importante es que servirá para que comamos más sano y evitemos las dañinas comidas precocinadas y congeladas que tanto se ven en los supermercados.

Según Cristina de la Torre, la Iniciativa Darme ha ido creciendo de manera exponencial,  ya cuenta con miembros en el País Vasco y en Cataluña, y ha sido comentada en prensa y radio. Al fin y al cabo, nace de la propia esencia de internet cuando fue inventado, pues se basa en la bondad de las personas. Es un buen invento y por eso lo cuento en este blog.  

 Más información de la Iniciativa Darme