Ingredientes: 1 kg de chirimoyas maduras, 400 g de azúcar y agua (jarabe), 2 limones, 1 rama de canela, algo de menta y grosellas (opcional)

El azúcar y la canela se mezclan con agua, en caliente, hasta obtener un jarabe ligeramente espeso y dejar enfriar. Extraer la pulpa de las chirimoyas, colocar en un bol y mezclar con el zumo y la ralladura de los limones. Se bate bien, con batidora, hasta obtener una pasta espesa, a la que se agrega el jarabe, frío y removiendo constantemente.

Por último, colocar la mezcla en moldes que se introducen en el congelador 20 minutos aproximadamente. Se decora con hojas de menta.

(Nosotros lo decoramos con fideos de chocolate).

Este riquísimo postre lo encontré en un viejo coleccionable de Arguiñano.