La noche más larga, el día más corto. Y encima lloviendo….pero la cocina no tiene la culpa. Me esperan cuatro platos, cuatro líos al fin y al cabo, cada uno de su padre y de su madre. Ponerse a cocinar a las seis y media de la tarde en un mes de diciembre es una temeridad, porque al final te coge el toro, se te viene encima la hora de la cena y no has acabado la tarea. Choco en salsa, tomate frito, pastel de romanesco y un pisto de verduras. Hoy hay mucho que contar. A las pruebas me remito.
Romanesco, una  novedad verdulera: me lo presentaron el otro día en el mercado de abastos. Se trata de un híbrido entre el brécol y la coliflor, y al parecer tiene ya treinta años de vida. La página Mercado calabajio lo llama verdura extraterrestre por su singular geometría. Y desde luego sus protuberancias llaman muchísimo la atención. Al parecer el romanesco abunda en cualidades nutricionales. Ya nos hemos hecho amigos, está muy sabroso. En el siguiente post viene una recetilla.
Nuestro vino tinto Fine Tempo, premiado en Iberwine. Este vino, procedente de Zahara de la Sierra (Cádiz), ha logrado en su primera cosecha la medalla de plata en el concurso Iberwine 2010, celebrado recientemente en Madrid. Recogió el premio el enólogo Miguel Gómez Lucas, director técnico de la Compañía General de Vinos de Cádiz, creadora de Fine Tempo. Según Diario de Cádiz, “es un vino joven, ecológico, cultivado bajo los principios de la biodinámica y con un proceso de maduración muy especial”, ya que sus barricas se encuentran en una cueva natural en Zahara de la Sierra” . Nosotros tuvimos la suerte de probarlo en la Nochebuena de 2009.
El presidente Obama quiere que los escolares coman mejor. Y por eso el pasado 13 de diciembre firmó la ley para la nutrición infantil, a instancias de su mujer. Con ello espera mejorar la calidad de la comida que se distribuye en las escuelas elementales de los Estados Unidos. La ley se denomina «Healthy, Hunger-Free Kids Act», y dispone que se ofrezcan más comidas y de mejor calidad a los niños, disminuyendo grasas y exceso de calorías. Con esta medida, se busca ganarle la batalla a la obesidad infantil. Los americanos ya están trabajando para mejorar la alimentación de sus habitantes, empezando por los niños. A ver si aquí cunde el ejemplo, con los buenos productos que tenemos aquí…
Acabó la cocina de este lunes y mientras escribía este post sonó la lavadora, pitó la thermomix y tuve que freir unas croquetas de bacalao autóctonas para la cena. Terminé con la bata llena de manchas, cosa normal en mi caso. Debería comprar el tiempo que a otros les sobra. La vida está llena de contrastes y de desigualdades. En la política y en el poder económico, cada uno va a la suyo, es la sensación que da al escuchar las noticias de mi radio cocinera…mañana habrá que congelar las cosas que he preparado. El solsticio de invierno no da para más.