Estaba yo cocinando –para variar- cuando escuché en la radio de mi cocina una entrevista al responsable de la empresa Carritus, portal de compra por internet que lleva funcionando algo más de un mes. Desde un único portal, Carritus busca, compara y selecciona en cualquiera de los supermercados que operan on-line en nuestro barrio (código postal), los productos más económicos. Tiene como objetivo ayudar a conseguir el mejor precio para la cesta de la compra, mediante la comparación inteligente. El servicio es gratuito y se financia mediante publicidad.

Según manifiesta el diario El Pais, “los socios de esta compañía son 100% INDEPENDIENTES de los supermercados que se comparan en el portal y no tienen ningún acuerdo ni reciben contraprestación alguna por transferirles un pedido. El servicio de Carritus está basado en la información de los precios que captan en tiempo real una vez el usuario lo ordena. Se abonará a los supermercados la factura y serán ellos los que lleven el pedido a casa”.

Hasta un 32% puede haber de diferencia entre los precios del artículo más caro y el más económico, según el responsable de este portal. Carritus busca en supermercados como Caprabo, Carrefour, Eroski, El Corte Inglés y Mercadona cercanos a nuestro código postal, a los que hace el pedido. En breve se añadirá Hipercor y Alcampo. Lógicamente, el mayor tráfico de visitas viene de las grandes ciudades como Madrid, Barcelona, Sevilla, Valencia y Bilbao.

El servicio de este portal de compra ayuda a ahorrar en precios por encima de otras prioridades. Por ello lo veo muy indicado para la compra mensual de productos envasados (artículos de limpieza sobre todo, pero también en lácteos, conservas y en las bebidas). Carritus compara marcas comerciales pero también marcas blancas en todos los productos. Y desde luego para el comprador internauta es un buen servicio.

No soy de comprar por internet, pero reconozco que el tiempo de arreglarse, salir de casa, desplazarse al supermercado, aparcar el coche, cargar la compra y subir a casa las bolsas es un trabajo de monos. También confieso que no me gustan demasiado las grandes superficies, aunque eso sí, tienen de todo. Carritus busca el ahorro en precio del consumidor para un mismo producto, pero  también consigue comodidad y ahorro de tiempo. El comprador se familiariza con el estilo de Carritus y esto le ayuda a elegir.

Para el cliente fiel a las marcas clásicas, que antepone éstas al precio de los productos, Carritos también puede serle útil. Pero tengo mis dudas para el caso de los productos genéricos como carnes, pescados, frutas y verduras, que no se presentan bajo marcas y cuyas calidades son difíciles de clasificar. Eso sí, este portal ayuda a planificar las compras, con los menús previstos para las comidas en casa. Carritus buscará las mejores ofertas porque conoce el precio de todos los productos en cada supermercado, de marca blanca o no y folletos de ofertas. Se calcula que 2,5 millones de familias han comprado en una gran superficie este año. Y Carritus vela por sus economías.