“Vámonos, vámonos, pá Jerez pá Jerez, de la Frontera…..”porque allí el pasado 4 de diciembre, disfrutamos de una nueva edición de las Visitas de Comé, organizada por Compuertas, S.L. y La Alacena. Un destino hecho a medida de diciembre: el cortijo Cerro Viejo, sede de las Bodegas Soto. El nombre de la visita, “Navidad flamenca y cuatro de berza”, contenía un atractivo programa de actos: visita a las Bodegas Soto, tapitas de Altacazuela, la I Muestra de berzas de la Provincia de Cádiz y zambomba flamenca con pestiños y polvorones como final de fiesta. Un magnífico cartel para un grupo entregado y dispuesto a todo con tal de conseguir el prestigioso título de máster en berzística, obtenido a base de degustación y puntuación de cuatro berzas distintas y con diferentes avíos. El diploma había que sudarlo, nada de formación a base de fraude. La berza es una cosa muy seria.

El programa –diseñado por Pepe Monforte (provocador de masas y pregonero de escándalos gastronómicos) y por Sebastián Almazo (hombre asertivo donde los haya, que amortigua el furos monfortiano a base de maridajes turísticos). El resultado es una legión de seguidores que recorre la provincia de Cádiz por dónde más brilla y mejor sabe, y que luego se dedica a contarlo con todo lujo de detalles. ¡Cuántas cosas tenemos aquí!, y sin coger un avión, oye….

Comenzamos con un recorrido guiado por las viñas y bodegas de la firma Soto, de Garvey, dedicadas a la uva palomino fino. Conocimos las salas de molturación y de oxidación. Tres mil botas de roble americano (algunas con más de 200 años), descansan trabajando en silencio por el buen vino jerezano.
A continuación, Altacazuela, firma de catering de Jerez, ofreció su variedad de tapas –todas estupendas-, típicas de una reunión campera. Así, pudimos degustar chacinas de la tierra, papas aliñás con aceite de arecón, ajo campero, croquetitas de jarrete con hierbabuena, queso payoyo de Villaluenga, tagarnina esparragás con huevo, aceitunas aliñás, huevos fritos con chorizo en canutillos de pasta, pinchos de lengua mechada, todo ello con los vinos San Patricio, oloroso Ochavico y oloroso dulce Flor de Jerez. Tras los entrantes, todo el personal se hizo muy amigo y ofreció su perfil en Facebook. Continuaremos….