Estas frutas pequeñas están riquísimas. Se llaman acerolas y me las regalaron en mi compra en el mercado de abastos de Cádiz. Saben a manzana, pero más dulces. En Sevilla las llaman azofaifas. Resulta que tienen toda clase de propiedades, como 20 veces más vitamina C que la naranja, y además previenen el resfriado común. Yo me las estoy llevando en una pequeña fiambrera a la oficina para tomarlas a media mañana.
Estas tortillitas con la misma base de las de camarones, llevan en su lugar verduritas muy picadas. Las probamos en San Fernando el día de la entrega de los premios del Patronato de Turismo, en el bar Casa Luis, en la calle Real. Estaban riquísimas, tanto la masa como el resto, y se acabaron nada más sacarlas en bandeja. Me parecieron originales y les hice la foto correspondiente.

Traigo aquí el enlace a una entrevista hecha en la página de Eroski a una investigadora, sobre las bondades del aceite de oliva. Me parece muy interesante.

Y por último, pongo el simpático texto de un mosaico que me envió uno de mis primos -ya prejubilados-. Por lo visto el mosaico está en Sevilla, aunque nunca lo he visto….pero todo lo que dice es verdad.